accidentes

ACCIDENTES

GENERALIDADES: Es todo hecho imprevisto, no intencional, indeseable, frecuentemente evitable, que interfiere en el desempeño normal de la/s persona/s, y que puede producir consecuencias dañosas (lesiones) a su salud, o a las cosas (daños a la propiedad, etc)
Un concepto simplificado sería hablar de todo hecho eventual del que sobreviene un daño para una persona u objeto. Pero resulta que todo hecho, significa acción ya sucedida y eventual, una consecuencia del azar, con lo que estaríamos reafirmando el concepto de inevitabilidad de la cosa, que definitivamente debemos desterrar, ya que como veremos, los accidentes ocurren por condiciones o acciones inseguras, que pueden prevenirse y que por tanto los convierte en previsibles y prevenibles y en consecuencia evitables.

En su acepción corriente accidente, es algo que sucede por casualidad o fortuitamente. El diccionario  no  dice que casualidad y accidente son palabras de sentido negativo que solo expresan nuestra ignorancia respecto a determinados fenómenos o leyes.

Se asume que el accidente no resulta de la voluntad consciente de alguien que en forma deliberada le da origen. Esta característica, lo diferencia de aquellos actos intencionales como el homicidio y el suicidio.

Una de los aspectos distintivos de los accidentes es su brusquedad.

LAS CONSECUENCIAS PARA LA SALUD SON APRECIADAS DE INMEDIATO.

Por ejemplificar: a.- la aplicación de fuerzas mecánicas en forma aguda a la columna vertebral, puede ocasionar una fractura (accidente). En cambio, b.- si esta aplicación de fuerzas es prolongada y de menor intensidad, ocasionan una hernia de disco (enfermedad).

Como conclusión del concepto,  “el accidente no es un accidente”, existen causas concretas productoras o generadoras de accidentes que pueden ser evitadas. Casi nunca obedecen a la buena o mala suerte.

DESASTRE:
Es una situación brusca que quiebra la estructura económica, social y psicológica de la población, afectando la seguridad física de los individuos mediante riesgos reales y potenciales, que excede los recursos disponibles, aumenta las necesidades sanitarias, y determina la participación de ayudas externas.
Se incluye dentro de la definición de desastres a las catástrofes y los siniestros.
De acuerdo al origen los desastres pueden ser Naturales (terremotos, huracanes, inundaciones) o Provocados por el hombre (accidentes aéreos, explosiones, derrames de sustancias peligrosas, terrorismo),
De acuerdo a su magnitud pueden ser: Menores, Moderados y Mayores.
Y de acuerdo a la ayuda sanitaria requerida: se clasifican en Nivel I, II o III
Existen varias definiciones para  el significado de la palabra “desastre”.
El de la OMS lo define como un fenómeno ecológico repentino de magnitud suficiente que requiera asistencia externa. A primera vista parece correcto, pero en realidad falta la vinculación de afectación a una población dada.
Estados Unidos por intermedio de la Agencia Federal que maneja Emergencias indica que es un siniestro de tal severidad y magnitud que determina muertes, heridas y daños económicos y que no se maneja con los procedimientos rutinarios de emergencia.
El Comité de desastres de Suecia determina que el desastre implica la necesidad de recursos médicos disponibles inmediatamente, lo que hace necesario la aplicación de medidas extraordinarias.
Como se puede apreciar, estas dos últimas definiciones hacen hincapié en ese disbalance entre recursos y demanda inmediata. Un mayor disbalance entre estos dos conceptos provocará que el desastre sea aún mayor.
Es objetivo fundamental en un siniestro con víctimas múltiples disminuir al máximo el número de víctimas, manteniendo el mejor nivel médico para un mayor numero de pacientes.
Para lograr estos objetivos se debe contar con una organización sanitaria que cuente con los recursos suficientes para:
Prestar atención médica en el área de impacto.

Trasladar heridos y asistirlos durante el traslado.

Asistir a los pacientes en el hospital.

Actuar frente a las posibles secuelas psicológicas en todos los involucrados en la tragedia.
Con el objeto de desarrollar un estudio de los agentes perturbadores que pueden originar un desastre, se estableció una clasificación que considera dos grupos principales de fenómenos perturbadores: LOS NATURALES Y LOS DE ORIGEN HUMANO. En el grupo de los fenómenos naturales se engloban los AGENTES GEOLÓGICOS e HIDROMETEOROLÓGICOS; en los de origen humano, los QUÍMICOS, SANITARIOS y SOCIO-ORGANIZATIVOS.

Cuando éstos agentes generan consecuencias negativas, la magnitud de los daños difiere ampliamente por su origen, naturaleza, grado de predictibilidad, probabilidad y control, así como por la velocidad con la que aparecen, por su alcance y por los efectos destructivos en la población, en los bienes materiales y en la naturaleza .
En los fenómenos naturales que periódicamente azotan nuestro país, los hidrometeorológicos son, frecuentemente, los que más daños causan al originar inundaciones de diversas magnitudes y duración.

 



comments powered by Disqus