evaluacion de los traumas no intencionales

 

 

 

EVALUACION DE LOS TRAUMAS NO INTENCIONALES


La población tiene arraigados prejuiciosos y falsos conceptos en relación a la siniestralidad, adjudicando el trauma como hecho del azar , la fatalidad o el destino, detrás de los cuales se encubre o desaparece el sentido de la responsabilidad de quien lo produjo, que muchas veces se sitúa en acciones de la propia víctima, otras, de terceros y muchas de las condiciones  y/o estado del ambiente.
En el trauma no intencional ocurren pasos de un proceso que se inicia antes del desenlace, en el que influyen diversos factores y que culmina en el hecho dañoso. Detener este proceso en alguna instancia de su producción es tarea de la prevención y para ello se hace indispensable conocer la epidemiología del trauma no intencional.
La epidemiología es la aplicación del método científico al estudio (en este caso) del trauma no intencional y sus consecuencias. Sus bases son los datos CUANTITATIVOS acerca de las variables en juego que son brindadas por sistemas de información diversos. Estos permiten

  • Conocer la incidencia y prevalencia del problema
  • Conocer los cambios en tiempo y lugar
  • Evaluar su importancia y tendencia
  • Reconocer los factores humanos y ambientales involucrados

EPIDEMIOLOGÍA DEL TRAUMA NO INTENCIONAL
Conocer primero el impacto epidemiológico del trauma como enfermedad (a través de registros unificados de carácter regional o nacional) permite implementar programas adecuados, integradores y fundamentalmente sostenidos en el tiempo.
La ausencia de un adecuado diagnóstico de la situación resulta de:
-Falta de datos epidemiológicos locales sobre los traumatismos como causa de muerte y discapacidad.
-Diferencia de los datos provenientes de distintas fuentes incluso entre los generados por una misma repartición.
-Ausencia de denominaciones y codificaciones consensuadas por equipos técnicos de los sectores involucrados.
-Subregistro de datos por parte de los encargados de informar a las entidades oficiales.
-No obligatoriedad de la denuncia de los traumatismos.

Las cifras absolutas son indispensables para programar las acciones.
Sin embargo, al analizar causas y evaluar resultados, es necesario contar con cifras relativas (porcentajes, tasas) que expresan un hecho en relación con una cantidad que el sirve como base de comparación. Esto ocurre, porque así como la clínica enfatiza en el paciente individual, la epidemiología pone el acento en la comunidad y su relación ecológica con el medio.
Habitualmente se piensa que:

  • Cada trauma no intencional tiene UNA  causa (¡error! Es multicausal)
  • El factor humano tiene un rol principal
  • Solo importan las causas inmediatas al trauma.

Este modo de pensar, derivado de la confusión entre fortuidad y culpa, lo cual significa casualidad o causalidad, condiciona el sistema de información y las estrategias preventivas.
El modelo epidemiológico trata de ir más alla de los factores inmediatos, buscando aquello que a su vez da origen a estos últimos.
Es decir se admite que los traumas no intencionales responden a una multicausalidad, a una red de factores provenientyes de los tres elementos de la tríada epidemiológica: agente, huésped, medio.
Al  igual que en cualquier enfermedad, en el trauma no intencional existe: El Huésped, es todo sujeto pasible del daño siniestral, el agente, es el productor de la lesión (las posibilidades son infinitas: autos, bicicletas, fuego, electricidad, animales, ascensores, medicamentos, tóxicos, etc) y el ambiente es el ámbito donde ocurre el hecho dañoso.
Mas que por las causas, la epidemiología se interesa por los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que ocurra el efecto. Este aumento de probabilidad, se infiere por la asociación entre los factores de riesgo y la frecuencia del trauma no intencional, que se establece por comparación entre los casos en que el factor está presente o ausente. Una vinculación estrecha NO significa una relación de causa efecto, sino que el factor está causalmente asociado con el resultado.
Esta asociación puede ser directa o indirecta, dándose una verdadera trama o cadena de causalidad entre factores de riesgo. La importancia del concepto estriba que, a efector de prevenir un trauma no intencional:

  • No sería necesario conocer en detalle todos los factores.
  • La eliminación de un factor permite afectar la cadena causal
  • Los factores de riesgo actúan en algún momento del proceso que lleva al trauma no intencional, lesiones y consecuencias a largo plazo.
  • El análisis del proceso de un trauma no intencional es su historia natural y permite comprender el origen y la prevención sobre la base de una secuencia lógica.


comments powered by Disqus