la seguridad vial

 

LA SEGURIDAD VIAL


Dado que resulta utópico erradicar la totalidad de riesgos de accidentes de tránsito, la sociedad debe procurar mantenerlos dentro de unos límites aceptables, actuando sobre los diferentes factores causantes (el hombre, el vehículo y la vía y su entorno), para así lograr aumentar el nivel de seguridad vial.


Se podría definir la seguridad vial como el logro de un conductor con conocimientos y habilidades suficientes que, en estado físico y psíquico apropiado, conduzca un vehículo, diseñado y conservado adecuadamente, por unas vías debidamente planificadas, mantenidas y señalizadas; todo ello dentro de un entorno social concientizado del problema del tráfico y colaborante a la hora de encontrar las soluciones más convenientes.
Dentro de la seguridad vial, se pueden distinguir cuatro etapas, totalmente diferenciadas, en función de los objetivos que se persiguen en ellas:

  • Seguridad primaria o activa. Comprende cualquier medida tendente a evitar los accidentes (sistemas de frenado eficaces, eliminación de curvas peligrosas, etc.).
  • Seguridad secundaria o pasiva. Incluye todas las medidas destinadas a conseguir la disminución de las consecuencias del accidente, una vez que éste se ha producido (cinturones de seguridad, dispositivos antiempotramiento, etc.).
  • Seguridad terciaria. Es todo el proceso de primeros auxilios, comunicación del accidente y evacuación de las víctimas a los centros hospitalarios más idóneos.
  • Seguridad cuaternaria. Persigue el objetivo de recuperación de los lesionados y su readaptación posterior a sus actividades antes del accidente.

A lo largo de los últimos tiempos se ha demostrado que, utilizando distintos sistemas o elementos de seguridad, pueden disminuir los accidentes o atenuarse sus consecuencias.
Los automóviles, en cumplimiento de las normas internacionales de seguridad, van incorporando buena parte de dichos elementos, bien en serie, como primeros equipos, o bien en opción.
Pero también, en ocasiones, requiere que el automovilista los use voluntariamente, con independencia de su obligatoriedad, por estar realmente convencidos de sus beneficios.

Los elementos de seguridad activa del vehículo  son:

LOS FRENOS:
El freno es el sistema o conjunto de órganos cuya misión es hacer que el vehículo disminuya progresivamente su velocidad o se detenga cuando se encuentra en movimiento, o permanezca inmovilizado si se encuentra detenido.
Todo automóvil, debe estar provisto de frenos que puedan ser accionados fácilmente por el conductor desde su puesto de conducción, y que aseguren las siguientes funciones:

  • Un frenado de servicio, (pedal accionado por el conductor por medio del pie derecho) capaz de disminuir la velocidad del vehículo y determinarla de manera segura, rápida y eficaz. Debe actuar sobre todas las ruedas del vehículo, admitiéndose excepciones en los de más de dos ejes.
  • Un frenado de estacionamiento, (palanca de mano. En algunos vehículos accionado por el pie y desactivado por la mano), capaz de mantener inmóvil el vehículo. Debe actuar, al menos, sobre una rueda de cada lado del plano longitudinal del vehículo.
  • Generalmente actúa sobre las ruedas traseras; aunque en algunos vehículos, los menos, lo hace sobre las delanteras.
  • Un frenado de socorro,  capaz de disminuir la velocidad y detener el vehículo en una distancia razonable, cualquiera que sean sus condiciones de carga, aún en el caso de fallo del freno de servicio. Este sistema consiste en un segundo circuito hidráulico, que posee el freno de servicio, independientemente del primero que, en caso de fallo de éste, entraría en funcionamiento para suplirle. Debe actuar, al menos, sobre una rueda de cada lado del plano longitudinal medio del vehículo.

Cuando el conductor activa estos mandos, logra que una superficie fija friccione contra otra que gira, consiguiendo la inmovilización de la parte móvil, convirtiéndose la energía cinética absorbida en calor, que se elimina por radiación a la atmósfera.
Las superficies fijas del freno son las zapatas o las pastillas, y las móviles los tambores o los discos, que giran solidarios con las ruedas.

LAS RUEDAS
La rueda transforma un deslizamiento generador de rozamiento, en un movimiento rotatorio que reduce considerablemente el esfuerzo de tracción.
Es una pieza de alta precisión, que debe rodar en un círculo perfecto, ser ligera, equilibrada y fácil de manipular. Además, debe ofrecer una seguridad absoluta en cualquier circunstancia.
Está formada por la llanta y el bandaje neumático, denominado vulgarmente neumático.

  • La llanta  es el casco metálico sobre el que se monta y acopla el neumático. Las llantas que habitualmente se instalan en los autos deportivos están fabricadas en acero o aleaciones como el aluminio.

Deben estar bien conservadas para que no repercutan negativamente en el funcionamiento de otros mecanismos del vehículo, por ello:

  • No deben presentar ningún síntoma de corrosión o de óxido.
  • Se debe procurar no golpearlas para que no se deformen en sus bordes, perjudicando a los neumáticos.
  • El neumático es la parte elástica de la rueda y el nexo de unión del vehículo con el suelo. A través de ellos, se transmiten las prestaciones de potencia, aceleración, estabilidad y frenada. Por eso, son los responsables del comportamiento dinámico del vehículo.

Un neumático deberá poseer como características esenciales, las siguientes:

  • Capacidad adecuada para transportar y soportar la carga establecida.
  • Elasticidad y respuesta amortiguadora.
  • Capacidad para transmitir fuerza de torsión.
  • Respuesta segura y fiable a las indicaciones del volante.
  • Adherencia a las respuestas del cambio.
  • Capacidad de respuesta a altas velocidades, manteniendo buenos índices de seguridad y confort

No se debe montar cualquier rueda en un vehículo, siendo esencial respetar la recomendación de su fabricante, ya que cada rueda está calculada para ser adaptada a un determinado modelo de vehículo, en función de sus características.
Los elementos de seguridad secundaria o pasiva del vehículo  son:

EL CINTURÓN DE SEGURIDAD
En las colisiones con impactos fuertes, los cuerpos mantienen una velocidad de desplazamiento similar a la que llevaba el vehículo y, al producirse la deceleración correspondiente al impacto, tienden a proyectarse desde los asientos en la misma dirección por lo que resultan golpeados o lanzados al exterior. Para evitar dicha proyección y aminorar el daño de posibles lesiones, existe el cinturón de seguridad, que consiste en una banda de tejido muy sólido, formado generalmente por una bandolera pectoral y un cinturón ventral bajo, destinado a sujetar a su asiento al conductor y ocupantes del vehículo. Hasta determinada velocidad, en caso de colisión, impiden que el cuerpo sufra golpes de importancia. A altas velocidades, los cinturones aminoran considerablemente las lesiones.
Está demostrado por la experiencia y estudios científicos que su utilización, en toda clase de vías, disminuye en más de un 40% el número de muertos y heridos en accidentes a velocidad elevada, y en un 60% en velocidades más reducidas.
Los actuales cinturones de seguridad disponen de un sistema autoajustable que permite la facilidad de movimientos en circulación normal y se tensa en curvas y frenadas.
Los conductores y ocupantes de vehículos a motor y ciclomotores están obligados a utilizar el cinturón de seguridad, el casco y demás elementos de protección correctamente colocados, tanto en la circulación en vías urbanas como en las interurbanas

comments powered by Disqus