triage de victimas de catastrofes y grandes accidentes

 

 

 

TRIAGE DE VICTIMAS DE CATASTROFES Y GRANDES ACCIDENTES

 

En nuestro país, la excesiva demanda de la atención médica producida en siniestros que envuelven víctimas en masa aumenta la habitual insuficiencia de recursos de respuesta que viven habitualmente poblaciones en desarrollo.
Atento a esto el médico se ve obligado a racionalizar los cuidados que brinda.
El objetivo básico del triage es beneficiar a la mayor cantidad de pacientes, pero buscando asegurar la sobrevida, en primer lugar a los pacientes críticos con posibilidades reales de acceder a ella. El triage implica utilizar el recurso humano y físico de la manera más eficiente posible.
Hay al menos tres razones por las cuales el triage beneficia la respuesta en desastres:

 

  1. Separa aquellos que requieren cuidados médicos para sobrevivir o para salvar un miembro.
  2. Al  separar y agrupar las lesiones menores, reduce la presión en guardias médicas.
  3. Favorece la distribución racional y adecuada entre los distintos hospitales disponibles.

De todas formas no debe considerarse al triage sólo en un número elevado de pacientes. Decidir entre tres accidentados a quien evacuar y operar primero, representa un mini-escenario de un gran desastre.

 

Una dificultad manifiesta para efectuar la clasificación y correcta distribución de los pacientes, la representan los desastres difusos, generalmente meteorológicos como terremotos, tornados, huracanes que atacan áreas geográficas intensas. Estos problemas se deben a la autoevacuación y a la utilización de vehículos no sanitarios, lo que hace que pacientes con lesiones menores arriben antes que los graves atestando las guardias, pudiendo haber sido tratados en el puesto médico de la escena .
Otros problemas los conforman: la falta de entrenamiento del auxiliador sanitario, la ausencia de planificación practicada, la falta de conducción médica en escena y las malas comunicaciones.
La planificación para la evacuación implica que la necesidad científica de clasificación de víctimas debe ser reconocida por TODOS.
El  encargado  de efectuar dicha clasificación debe estar bien identificado así como el criterio para implementarla, que será reconocido por todos los miembros del equipo de salud.
técnicas y procedimientos
El criterio que sustenta el triage es:
Separación de pacientes urgentes de los no urgentes
Valoración de los urgentes en cuanto a su gravedad y a la posibilidad de sobrevida en el tiempo.
El ordenamiento de acuerdo a estos elementos.
Tomaremos como modelo operativo el PROTOCOLO START   (Simple Triage  And Rapid Treatment).
La tarjeta que objetiva los datos constatados a través del START se divide en 4 categorías:

  1. VERDE: Simbolizada por una ambulancia tachada. Heridos leves. No requiere internación.
  2. AMARILLO: Simbolizada por tortuga. Urgencias diferibles que deben hospitalizarse .
  3. ROJO: Simbolizado por una liebre. Primera prioridad. Críticos recuperables.
  4. NEGRO: Simbolizado por una cruz. Muertos o pacientes irrecuperables.

 

 


comments powered by Disqus