• >Acne
  • >Inicio
acne y estres



ACNE Y ESTRES

GENERALIDADES: El acné es una verdadera fuente de estrés, pero también el estrés condiciona la evolución del acné, como ya es sabido. En mayor o menor medida, no hay paciente que en vísperas de un acontecimiento social o reunión familiar o de negocios, puede encontrarse con nuevos puntos negros o espinillas en su cara. No hace muchos años que pudo constatarse la relación acné-estrés, señalándose al estrés como condicionante del acné. Pero nuevos estudios publicados en la Revista Archives of Dermatology de la Asociación Médica Americana, pudieron comprobar que también existe influencia del estrés en la evolución del acné, agravándolo.

En la Universidad de Stanford, EEUU, se realizó un estudio entre estudiantes universitarios cuyas edades oscilaban entre 18 y 41 años, realizando controles del acné un mes antes de los exámenes y luego, una semana después de los mismos, demostrándose que un porcentaje importante de jóvenes con acné empeoraban coincidiendo con los momentos de mayor estrés.

RELACION ESTRÉS-ACNÉ: esta relación ocurre por un desequilibrio hormonal que se desencadena en personas con tensión emocional constante. En los procesos de alteraciones emocionales, como ocurre en el estrés, una de las hormonas que se sintetizan en forma excesiva es el cortisol. Cuando ocurre este proceso, donde se elabora cortisol por encima de los niveles normales, hay un estímulo sobre las glándulas pilosebáceas que producen más cantidad de sebo y de aspecto más consistente. Esta hormona asociada al estrés, que afecta la liberación de cebo por la piel, puede ser una causa potencial de problemas cutáneos, como la piel excesivamente grasosa o seca, explicando de tal manera la relación entre acné y estrés. “El estrés puede aumentar la producción de neuropeptidos que regulan la grasitud en la piel”, afirma en su obra el Dr. Christos C. Zouboulis, del Departamento de Dermatología de la Universidad Libre de Berlin, Alemania. Posteriormente se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciencies, un artículo donde se afirma que además de ser producido por la Sistema Nervioso Central la hormona liberadora de corticotrofina actúa estimulando las glándulas sebáceas de la piel, aumentando su grasitud. Se puede afirmar que el ACNE Y ESTRES FORMAN UN BINOMIO INDISOLUBLE. También hay que mencionar que el efecto hormonal sobre la piel también es influenciado por la presencia de otras hormonas, con la hormona de crecimiento y la testosterona, lo cual indica una interacción compleja, que va más allá de la ecuación simple causa-efecto.

Estas evidencias demuestran que por más que las personas se esmeren en el cuidado de la piel, utilizando diariamente productos farmacológicos y diferentes tipos de cosméticos adecuados, tratando de mejorar su aspecto y prevenir el envejecimiento de la piel, hay un enemigo invisible que puede todos estos esfuerzos fracasen, que es el estrés. La razón es que la piel, el mayor órgano del cuerpo humano, reacciona progresivamente a las hormonas del sistema nervioso central, como la adrenalina y el cortisol, cuya producción aumenta en situaciones de tensión o ansiedad. Es bastante conocido el proceso por el cual la glándula adrenal es estimulada a producir adrenalina, cuando el cuerpo está siendo preparado para la “lucha o la fuga”. La producción de estas hormonas es controlada por el cerebro (neurohipófisis). Ellas son excretadas junto con los andrógenos, que estimulan la producción del cebo, que a su vez, incentiva el desarrollo del acné. Cuando éstas se encuentran en exceso, perjudican el sistema inmunlógico y aumentan la producción de las glándulas sebáceas, dos consecuencias inevitables para desencadenar problemas dermatológicos, desde los más simples como dermatitis y micosis, hasta los más graves como vitíligo y psoriasis. La piel guarda una relación estrecha con la salud mental del individuo, por lo que se convierte en una caja de resonancia de lo que pasa en el interior de la personalidad, fundamentalmente en lo que atañe a la esfera emocional. También se comprobó la relación de acné y estrés, porque este último puede desacelerar el proceso de cicatrización que acompaña al acné. Hay que considerar que en una situación de estrés pueden coexistir malos hábitos alimentarios (angustia oral, alimentos inadecuados, etc.) que sumados al factor estresor pueden agravar el estado del acné. Muchas publicaciones dermatológicas asocian al estrés no solamente con la aparición de acné, sino también de dermatitis, irritaciones de la piel y diversos tipos de alergia. Hasta el simple y periódico momento de tensión premenstrual del ciclo femenino, puede ser condicionante de la aparición de acné.


SITUACIONES QUE DEBEN EVITARSE PARA NO PROVOCAR LA CAUSA EFECTO: ESTRES-ACNE.
- Trazarse objetivos más allá de las posibilidades

- Sentir presión cuando se intenta mantener el control

- Temer al fracaso.

- Irritarse con personas o situaciones, hasta en cosas banales

- Ser intolerante

- Tener dificultad de comunicación o en la relación con las demás personas

- No superar las frustraciones

- Preocuparse anticipadamente de problemas que puedan ocurrir

- Ser perfeccionista y autoexigente


comments powered by Disqus