• >Acne
  • >Inicio
antibioticos para el acne




ANTIBIOTICOS PARA EL ACNE

GENERALIDADES: Siendo el acné una dermatosis crónica, común en la adolescencia, caracterizada por lesiones inflamatorias generalmente en el rostro, afectando la imagen del paciente es importante destacar cuales son los casos en que se utilizan antibióticos para el acné. El tratamiento para dicha dermopatía se debe basar en una armoniosa relación médico-paciente, con vínculos de respeto mutuo y confianza. Antes de elegir el tratamiento adecuado es imprescindible confeccionar una ficha clínica, con antecedentes heredofamiliares y personales, describiendo las características del cuadro clínico (síntomas y signos). Luego se debe clasificar el grado de acné, determinando los casos en los cuales es suficiente un tratamiento antiacné local con tópicos y cremas y los que además necesitan incluir antibióticos para el acné. A continuación se describirán los antibióticos para el acné más importantes:

ANTIBIÓTICOS PARA EL ACNÉ DE USO TÓPICO

1)PEROXIDO DE BENZOILO: se utiliza para el tratamiento del acné desde hace más de 20 años. Tiene una enérgica acción bactericida, siendo el primer agente tópico que se descubrió para el acné. Se ofrece en el mercado en forma de lociones o geles, conteniendo sólo su principio activo o combinado con otras sustancias químicas. La acción de este antibiótico de contacto es disminuir el número y el tamaño de las lesiones activas del acné, no sólo por su acción bactericida, sino también porque tiene acción antinflamatoria. Puede tener efectos secundarios como producir sequedad e irritación de la piel, donde actuó el fármaco.

2)LOS RETINOIDES: Que incluyen a la tretinoina e isotretinoina son utilizados también en forma tópica y su acción es disminuir la producción de sebo y el tamaño de las glándulas sebáceas. Otros denominados de “tercera generación” como el tazaroteno y el adapaleno también son usados en el acné de personas adultas y tienen la ventaja de causar menor irritación local y poca fotosensibilidad que los anteriores. Los retinoides en general son utilizados durante la noche (en noches alternadas) por un tiempo no menor a tres meses. El ácido azelaico al 20% es usado para disminuir la producción de sebo y su utilización es prioritaria cuando con el acné coexisten manchas asociadas. Finalmente se recuerda que hay otros antibióticos que se usan indistintamente en forma tópica o sistémica, como la eritromicina y la clindomicina. En estos casos sólo se recomienda administrarlo por una sola vía. De no cumplir con esta recomendación hay riesgo de sobredosis innecesaria y provocar una “resistencia” al antibiótico utilizado indiscriminadamente.

ANTIBIÓTICOS PARA EL ACNÉ DE USO SISTÉMICO
Los antibióticos para el acné de uso sistémico son utilizados tanto para el tratamiento de los grados moderados como los severos. En general se administran en bajas dosis, con los cual se disminuye el riesgo de efectos colaterales. Aunque en algunos casos, puede ocurrir una complicación muy poco frecuente: la foliculitis, provocada por gérmenes gran-negativos y que requiere tratamiento específico. El tratamiento antibiótico debe ser indicado y evaluado por un médico dermatólogo, quien generalmente lo prescribe por un período mínimo de 6 a 8 meses. Los antibióticos más utilizados para el acné son los siguientes:

-TETRACICLINAS: Es uno de los antibióticos que se elige para iniciar un tratamiento, a excepción que exista alergia o intolerancia demostrada por el paciente. Está contraindicada su administración en mujeres embarazadas. La tetraciclina ingerida por vía oral no altera la producción de sebo por las glándulas pilosebáceas, pero reduce la concentración de ácidos grasos libres, que son los componentes irritantes del sebo y a la vez aumenta la concentración de ácidos grasos esterificados, logrando la mejorías de síntomas y signos del acné. La dosis diaria varía de 250mg. A 1000mg. Los primeros efectos comienzan a avizorarse luego de varias semanas del tratamiento. Debe ser ingerido en ayunas para aumentar su absorción por el aparato digestivo.

-MINOCICLINA: es el antibiótico sistémico más utilizado en el tratamiento prolongado del acné severo. Cabe advertir que aunque los efectos secundarios son raros, éstos cuando se producen son graves, ya que pueden producir desde hiperpigmentación en varios tejidos, como enfermedades autoinmunes (lupus eritematoso diseminado o hepatitis autoinmune) y reaciones de hipersensibilidad medicamentosa graves (neumonitis e eosinofilia). En los caos de acné quístico severo, se recomienda el uso de sulfonas, principalmente en los casos de lesiones hemorrágicas, en dosis que varían de 50mg a 100 mg. por día.

-AZITROMICINA: Actualmente hay médicos dermatólogos que suplantan a los anteriores por modernos antibióticos como la azitromicina, por la comodidad de la posología (sólo una cápsula por día y por tres días consecutivos) con un diseño de tratamiento cada 15 días. También los médicos especialistas lo prefieren porque sus efectos secundarios son infrecuentes y leves.


comments powered by Disqus