• >Acne
  • >Inicio
medicinas para el acne


MEDICINA PARA EL ACNE

GENERALIDADES: Una de las ciencias humanísticas más importantes es la Medicina. Dentro de las diversas temáticas que aborda se encuentra las patologías de la piel, donde se incluye a una de las más frecuentes: EL ACNE. Por ello, la medicina para el acné es una de las especialidades que es requerida y consultada mundialmente no sólo por estudiantes y profesionales, sino también por la población joven que está preocupada por el tema. Antes de abordar más profundamente el tema, hay que recordar que el acné es una enfermedad inflamatoria de la piel, no contagiosa, con la aparición de pápulas de color rojizo (granos) y/o pústulas (vesículas con pus), que evolucionan en forma crónica, pudiendo dejar secuelas en formas de cicatrices o manchas.

Siendo una de las patologías más comunes en la adolescencia y en la juventud, (aproximadamente el 80% de la población mundial la padece), hay una demanda  creciente de la sociedad para ser informada adecuadamente. Muchas veces la medicina para el acné basada en la evidencia científica, tiene que lidiar muchas veces con los remedios caseros para el acné, que son recomendados en foros que no son científicos, como revistas y hasta en Internet.

CARACTERISTICAS DEL ACNE: Para comprender el mecanismo de acción de los fármacos que ofrece la medicina para el acné hay que tener previamente el conocimiento de los síntomas y signos de caracterizan el proceso acneico. Su inicio se debe al aumento de producción de sebo por las glándulas sebáceas aumentando la concentración de grasa dentro de los conductos excretores de dichas glándulas. Este fenómeno se lo conoce como seborrea. Pero puede desencadenarse un “efecto dominó” con una sucesión de procesos concomitantes: el aumento de la cantidad de sebo dentro de los conductos acelera el desprendimiento de las células epiteliales muertas dentro del conducto, haciendo más densa la consistencia del sebo, agregándosele un factor nuevo, como lo es la contaminación bacteriana a expensas del P.Acnes, con la consiguiente formación del “comedón”. Esta “mezcla” de sebo, células muertas descamadas y bacterias, terminan obturando los poros de la piel, apareciendo los elementos que caracterizan al acné: BARROS (puntos negros) y ESPINILLAS.

En los casos que las glándulas sebáceas se infectan, se exterioriza en la superficie cutánea como PUSTULAS (vesículas que contienen pus), pero la secuela más temida es la aparición de QUISTES Y CICATRICES (cromáticas o acromáticas). Este fenómeno se produce porque las bacterias rompen las moléculas de triglicéridos y forman ácidos grasos libres que irritan la pared folicular. La rotura del folículo libera dichos ácidos hacia tejidos vecinos, causando inflamación, con la aparición de quistes y posibles secuelas como son las cicatrices y manchas del acné. También hay que enfatizar que el inicio del acné puede “dispararse” en un momento de la vida donde hay más actividad hormonal (adolescencia, premenstruación en mujeres), que también tiende a desaparecer cuando se llega a la adultez. Que suele agravarse en los meses fríos (que incluye el otoño y el invierno) y mejorarse en las estaciones cálidas (primavera y verano), fundamentalmente por mayor exposición al sol. Que predominantemente se localiza en la cara, por lo que es un factor importante en el deterioro de la autoestima juvenil.

APORTES DE LA MEDICINA PARA EL ACNÉ: En la medicina para el acné las personas afectadas por el mismo en primer lugar encuentran la explicación científica del mecanismo de acción de su proceso acneico y lo que es más importante cuál debe ser la estrategia terapéutica y los cuidados de la piel afectada en el futuro. Pero hay un abordaje del tema que brinda la medicina para el acné que esta dirigido especialmente para las personas sanas, adolescentes y jóvenes, que todavía no fueron afectados y para los cuales existen una serie de recomendaciones para PREVENIR EL ACNÉ. A continuación se describirán tanto las recomendaciones para la prevención como los tipos de tratamientos que brinda la medicina para el acné.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL ACNE:

-Beber no menos de dos litros de agua por día

-Tanto la exposición a los rayos solares no exagerada, como la misma lluvia y los baños en agua de mar son beneficiosos para la prevención.

-No utilizar cremas faciales con alto contenido graso ni aceites bronceadores.

-Realizar actividad física regularmente, como ejercicios respiratorios.

-Dormir como mínimo siete horas por día.

-Mantener una higiene adecuada de la cara, utilizando productos suaves y neutros (jabón neutro hidrosoluble) y agua tibia a la mañana y a la noche solamente.

-Aplicación de un gel o emulsión hidratante a continuación de la limpieza.

-Evitar el uso de prendas ajustadas a la piel que puedan producir “roces” o presionen lugares vulnerables para el acné.

-En caso de seborrea, evitar lavarse frecuentemente el cuero cabelludo, porque generalmente provoca un efecto inverso, con más producción de sebo.

-Evitar situaciones de estrés

-En la alimentación se deben priorizar los vegetales (frutas y verduras), las fibras y disminuir la ingesta de alimentos con alto contenido graso.

TECNICAS DE TRATAMIENTO PARA EL ACNE: El aporte que brinda la medicina para el acné,  posibilita discernir entre el tratamiento del acné leve y moderado  (que son los más frecuentes) del tratamiento del acné severo. Para los primeros se indican los siguientes tratamientos:

PEROXIDO DE BENZOILO: al 2,5%, 5% y 10%. Es un tratamiento de acción tópica.

RETINOIDES TOPICOS: como es el caso del ácido retinoico, tanto en crema como en solución, aplicados día por medio al inicio y luego se continúa en forma diaria. Otros profesionales optan por el Adapeleno.

ANTIBIOTICOS TOPICOS: El más recomendado es la Eritromicina o la Clindamicina, en forma de gel o solución, que se aplican 2 veces por día. La Eritromicina tópica al 2% se prescribe para ser aplicada diariamente y logra reducir la inflamación en el sitio de las lesiones. En cambio la Clndamicina tópica se prescribe al 1% para reducir los focos inflamatorios del acné y la reducción de los comedones.  Este antibiótico se usa en los casos de acné moderado.

ANTIBIOTICOS ORALES: la medicina para el acné, a través del criterio de los profesionales indica que este tipo de tratamiento en los casos que los antibióticos de contacto fracase, luego de transcurridos tres meses. Tanto la Doxiciclina como la Eritromicina son eficaces en forma oral: en el caso de la Eritromicina la dosis varía entre 250mg a 500mg por día por el término de tres meses. En el caso de los pacientes tratados con Doxiciclina la dosis es de 100mg cada 12 horas durante 10 días, reduciendo a 100 mg cada 24hs, hasta llegar a los dos meses de tratamiento.

ANTICONCEPTIVOS ORALES: Se combinan los principios activos del etinilestradiol (20 mcg) y del levonorgestrel (100mcg). Se ha constatado que un tratamiento continuado de seis meses, reduce la secreción excesiva de las glándulas sebáceas y mejoran los signos de acné.



comments powered by Disqus