riesgo en las mujeres de infectarse con el virus del sida

EL RIESGO EN LAS MUJERES DE INFECTARSE CON EL VIRUS DEL SIDA


En la Ciencia Médica se utiliza la palabra “riesgo” para expresa la probabilidad de enfermar, accidentarse o morir. El riesgo de infectarse con Sida tienen las personas que no pertenecen a los denominados “grupos de alto riesgo”, comparada con integrantes de esos grupos es aproximadamente de 1/250.000 (uno cada doscientos cincuenta mil). Por lo que vemos el riesgo es mínimo. Desde que comenzó la endemia de Sida en la Argentina, existía prevalencia del sexo masculino, e n su condición de homosexual y/o drogadicto intravenoso. Relación Hombre/Mujer: La enorme preponderancia en la masculinidad que existía en 1987 ( relación: 89/1 hombre-mujer) y debido a la importancia que con los años fue adquiriendo la vía de contagio heterosexual, hizo disminuir sensiblemente esa relación y estabilizarse en rel : 3/1, es decir se infectan tres hombres por cada mujer.

Es decir, en la última década la mujer aumento su riesgo de infectarse del virus del Sida. Distribución por edades: Nos ubica en mayor incidencia en la franja de los 20 a 35 años (seis de cada 10 casos) La edad media de los hombres es de 31 años y en la mujer desciende a 24 años. Factores de riesgo: El factor de riesgo adicción intravenosa tiene una incidencia cercana al 45% de los casos siguiéndole el factor homo-bisexualidad. En los más jóvenes y del sexo masculino, es preponderante la adicción intravenosa como factor de riesgo, en cambio en los de mayor edad el factor preponderante es la homo-bisexualidad. Otro factor, que adquiere cada vez más importancia lo constituyen las conductas sexuales no seguras de los adolescentes. Hace 25 años, el Sida se contemplaba esencialmente como una grave crisis sanitaria. En la actualidad es evidente que es una crisis que sustenta en factores socioeconómicos y en algunas partes del mundo también se está convirtiendo rápidamente en una crisis de seguridad. Hay pruebas convincentes que la tendencia en la infección por HIV tendrá repercusiones profundas en las futuras tasas de mortalidad de lactantes, niños y madres, en la esperanza de vida y en el crecimiento económico. Estas consecuencias sin precedentes a macro-escala se acompañan de una intensa carga de sufrimiento entre las personas y sus familias.

El SIDA es singular por su impacto devastador sobre los factores sociales, económicos y demográficos del desarrollo. Si bien el apoyo político, financiero y técnico internacional es importante, los esfuerzos para reducir la incidencia de la epidemia y mitigar sus efectos son primordialmente una cuestión nacional. Los países que han adoptado hace años estrategias de largo alcance para luchar contra la epidemia ya están cosechando los beneficios: LA INCIDENCIA DE LA ENFERMEDAD ESTA EN DESCENSO. La epidemia del Sida en la Argentina, como en el resto de los países, tiene dos componentes que deben ser analizados por separado: 1) LA SITUACION DE LOS ENFERMOS y 2) LAS PERSONAS QUE VIVEN CON LOS INFECTADOS QUE NO HAN DESARROLLADO TODAVÍA ENFERMEDADES OPORTUNISTAS. La notificación de los enfermos de Sida es obligatoria por ley, no así la infección por HIV. Por otro lado, el comportamiento de la epidemia de enfermos de Sida es influido fuertemente por la incorporación de las terapias combinadas de alta eficacia, mientras que el aumento de personas conviviendo con HIV (nuevos infectados) es consecuencia de la escasez de actividades preventivas. Resumiendo la situación de la epidemia de Sida en la Argentina, se puede concluir en: que la misma “es de población joven, con tendencia a la feminización, a la heterosexualización, a la pauperización, con concentración urbana pero cada vez más en poblaciones del interior del país y con predominio de la transmisión entre usuarios de drogas inyectables y alta proporción de transmisión madre-hijo”. Los datos estadísticos fueron extractados del BOLETÍN SOBRE EL SIDA EN LA ARGENTINA. MINISTERIO DE SALUD

 

 


comments powered by Disqus