el cuidado de la salud del nino y el adolescente


EL CUIDADO DE LA SALUD EN EL NIÑO Y EL ADOLESCENTE

 

La escuela, entre sus funciones y preocupaciones tiene sin dudas las de generar garantías de prevención y promoción de la salud del niño y el adolescente. Desde la gestión institucional deberá orientarlos para que sean hábiles de obrar desarrollando capacidades que les permitan autonomía y accionar libre y responsable. De esta manera,  la Institución educativa ocupa una nueva dimensión: es el lugar que centra el propósito educativo de la prevención y constituye al docente en el promotor de salud formador de multiplicadores en sus alumnos, para acercar la atención primaria de la salud al ámbito familiar y comunitario. Siendo la salud un hecho social, desde esta estrategia de prevención, es posible actuar sobre los factores de riesgo, antes que sobre los daños mismos, lo cual significa invertir recursos económicos y humanos en la salud y no tener que hacerlos en la enfermedad que resulta siempre más onerosa. Estos principios se basan en soportes fundamentales de equidad y justicia social. Resulta imprescindible considerar globalmente el conjunto de los factores de riesgo que influyen en la salud, tanto los de carácter social, cultural y económico, cuanto los de carácter biológico y ambiental. Además, el ámbito escolar requiere del control de la higiene y seguridad, como así de todas aquellas acciones de medicina preventiva y promoción de la salud que busquen la detección precoz de las enfermedades y sus estrategias de corrección para alcanzar la tan buscada excelencia en la calidad educativa.

Esta estructura organizacional hace situar a la escuela como unidad operativa por la naturaleza misma de su función integradora y orientadora de la salud de su comunidad y a los docentes como agentes de atención primaria con mayores posibilidades de eficiencia para los roles que se persiguen. Resulta necesario privilegiar la participación organizada de la comunidad educativa en la indagación de los factores que condicionan su bienestar y en la planificación, implementación y evaluación de los programas de acción, promoviendo el desarrollo de la capacidad de ayuda mutua  y la autorresponsabilidad de cada uno de los componentes. Esto abre un nuevo campo de desarrollo y promoción de la salud como así el nacimiento de líneas de investigación que posibiliten el enriquecimiento del marco conceptual y la formación de recursos humanos capaces de aplicarlo en cada realidad concreta de la situación sanitario educativa. Habremos de resaltar aquí lo taxativamente establecido en la LEY FEDERAL DE EDUCACIÓN (Ley Nro. 24.195). Específicamente en sus Principios Generales, Capítulo de la Política Educativa, Art. 5º explicita que el Estado Nacional deberá fijar los lineamientos de la Política Educativa respetando derechos, principios y criterios:

k) La integración de las personas con necesidades especiales mediante el pleno desarrollo de sus capacidades. l) El desarrollo de una conciencia sobre nutrición salud e higiene, profundizando su conocimiento y cuidado como forma de prevención de las enfermedades y de las dependencias psicofísicas. ll)  El fomento de las actividades físicas y deportivar para posibilitar el desarrollo armónico e integral de las personas. m) La conservación del medio ambiente, teniendo en cuenta las necesidades del ser humano como integrante del mismo. A su vez, en el Título VI de Gratuidad y Asistencialidad  su Art. 40º explicita que el Estado Nacional, las Provincias y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires se obligan  (entre otras tantas obligaciones) a : a) Garantizar programas asistenciales de salud, alimentación, vestido, material de estudio y transporte para los niños/as y adolescentes de los sectores sociales más desfavorecidos, integrando esfuerzos de organismos estatales y privados. b) Organizar planes asistenciales específicos para los niños/as atendidos por la Educación Inicial pertenecientes a familias con necesidades básicas insatisfechas, en concertación con organismos de acción social estatales y privados. c) Organizar planes asistenciales específicos para los niños/as atendidos por la Educación Especial pertenecientes a familias con necesidades básicas insatisfechas desde la etapa de estimulación temprana, en concertación con los organismos estatales y privados que correspondan. Por último dicho Art. 40º señala: Los planes y Programas de Salud y alimentación que se desarrollen en el ámbito escolar estarán orientados al conjunto de alumnos/as.

 


comments powered by Disqus