causas de la falta de audicion en niños


CAUSAS DE LA FALTA DE AUDICION EN NIÑOS

 

1) Pérdida temporal: En la infancia la pérdida auditiva es normalmente temporal, algunas veces aparece tras catarros o debida a una acumulación de líquido detrás de la membrana timpánica (otitis media crónica no supurada, u otitis media serosa). Se estima que el 90% de los niños tendrán en algún momento este cuadro, con o sin pérdida de audición. Los niños tienen una anatomía diferente a la de los adultos, lo que les hace más predispuestos a desarrollar una otitis media crónica no supurada tras un catarro, y son menos capaces de librarse de ella. Sin embargo, la otitis media crónica no supurada normalmente se resuelve espontáneamente y es relativamente rara después de los 10 años.
2) Pérdida permanente: Algunos niños tienen hipoacusia permanente por un daño en el oído externo, medio o interno o en el nervio auditivo. Uno de cada 1.000 niños nace con pérdida auditiva permanente. Algunas veces aparece tras enfermedades como la meningitis o al desarrollar un estado que produce pérdida auditiva progresiva. La causa de la hipoacusia permanente varía dependiendo de si el daño se produce desde el nacimiento o más tarde.

3) Desde el nacimiento: algunos niños nacen con pérdida auditiva permanente, que puede ser debida a varias causas prenatales (como la infección durante el embarazo, el Síndrome de Down o un defecto genético), o problemas durante el parto (falta de oxígeno), o por haber nacido prematuros.

4) Tras el nacimiento: algunos niños pueden desarrollar sordera tras una meningitis, una infección por un virus, un golpe en la cabeza o por ciertas medicaciones. Algunos niños pueden tener un defecto genético presente desde el nacimiento aunque la pérdida auditiva aparezca más tarde.
Síntomas precoces de la hipoacusia: Los niños con pérdida auditiva tendrán menor respuesta, o ninguna, al sonido, y pueden presentar un retraso en el desarrollo normal del lenguaje, que aproximadamente sería:

  • Recién nacido: debe sobrecogerse (mover las cuatro extremidades) y abrir los ojos ampliamente en respuesta a un ruido repentino y fuerte, como un portazo.
  • Bebé de 4-5 meses: debe reconocer la voz de los padres sonriendo o dejando de llorar, y mover la cabeza y los ojos en la dirección del hablante.
  • Bebé de 7-8 meses: debe girar la cabeza y el cuerpo rápidamente hacia la voz de sus padres y sonidos como el timbre del teléfono, sentirse a gusto cuando le hablan y responder él haciendo más ruido.
  • Bebé de 10-12 meses: responde como antes, pero también escucha sonidos familiares y balbuceará alto. Puede también repetir una o dos sílabas dichas a un nivel normal, como "mamá".
  • Niño entre 1 y 2 años: debe desarrollar las respuestas a instrucciones habladas. Debe decir palabras simples claramente a los padres, como papá, mamá, etc. Reacciona a su nombre.
  • Niño de 2 o más años: debe empezar a unir dos palabras como "papá casa".

Si alguna de estas respuestas no aparece, se debe comprobar la audición del niño. Usualmente un niño sordo se asustará en la oscuridad y comenzará a llorar.
Otros síntomas: En ocasiones los niños pueden no oír o escuchar porque la duración de su atención es muy breve (por ejemplo, en los que tienen un déficit de atención o un trastorno de hiperactividad). A veces los niños pueden no hablar porque presentan un retraso en el desarrollo que afecta al habla, lo que puede ser receptivamente (dificultad en la comprensión del lenguaje de otros) o en la expresión del niño (dificultad para generar su propio lenguaje). Tales problemas pueden ser parte de un retraso general del desarrollo o pueden ser debidos a una enfermedad.

 


comments powered by Disqus