deficiencias sensoriales visuales


DEFICIENCIAS SENSORIALES VISUALES

 

Existen varias disfunciones visuales bastante comunes. Una de las más  comunes es la ceguera total, la que resulta de  lesiones traumáticas en el tejido del sistema nervioso o por enfermedades congénitas; la incapacidad para identificar los rojos y los verdes (daltonismo), la miopía, la hipermetropía y astigmatismo son disfunciones en las cuales los rayos luminosos no se enfocan correctamente en la retina, éstas últimas son corregidas con anteojos, lentes de contacto o con cirugía. El concepto de deficiencia visual hace referencia tanto a la ceguera propiamente dicha como a otras afecciones de la vista que no llegan a ella. La ceguera es la pérdida de la percepción visual medida a través del campo y de la agudeza visual, con el mejor ojo no se sobrepasa el 1/10 de agudeza visual o no se conserva en ninguno de los dos el 1/20 de la visión normal. La ambliopía es la deficiencia visual de aquellas personas que mantienen un resto visual por debajo de los criterios anteriores. Dentro de la ambliopía hay que diferenciar las personas que han adquirido la deficiencia tardíamente (cuentan con experiencia sensoriales) de aquellas que son amblíopes de nacimiento.

Causas de la deficiencia visual
Las causas de la deficiencia visual son diversas, en función del proceso que se vea implicado (la visión no es función que dependa únicamente del ojo) y del origen de la lesión. Así podemos clasificarlas en :
* enfermedades visuales de origen hereditario:
- miopía degenerativa (progresiva degeneración de la agudeza visual).
- albinismo (carencia total o parcial del pigmento).
- acromatopsia (ceguera para los colores).
- aniridia (iris infradesarrollado o ausente).
- retinoblastoma (tumor de la retina que afecta bilateralmente, sin tratamiento)
- retinitis pigmentaria (degeneración pigmentaria de la retina), etc.
* enfermedades oculares de origen congénito:
- anoftalmía (ausencia de globo ocular o desarrollo insuficiente del mismo).
- microftalmo (ojo pequeño).
- atrofia del nervio óptico.
- cataratas congénitas (opacidad del cristalino).
- rubeola (afección de la retina y en especial en la mácula), etc.
* enfermedades oculares de origen accidental:
- cataratas traumáticas (opacidad del cristalino).
- desprendimiento de retina.
- fibroplastia retrolenticular (afecciones retinianas debidas a la administración de niveles elevados de oxígeno a bebés prematuros).
- glaucoma adulto (lesiones en los tejidos por aumento de la presión ocular).
- toxoplasmosis (lesiones retinianas).
- otras enfermedades como la diabetes, avitaminosis, neuritis alcohólicas, etc.

Desarrollo del sujeto deficiente visual.
La mayoría de los sujetos deficientes visuales presentan un retraso intelectual y escolar a comienzos de su desarrollo pero dicho retraso va desapareciendo a medida que crece y puede lograr un desenvolvimiento equiparable a los videntes hacia la edad de los 11-13 años. No obstante existen numerosas alteraciones presentes en este desarrollo que no tienen por qué darse todas juntas pero sí es frecuente observarlas en la mayoría de los deficientes visuales.

 Estas alteraciones pueden afectar a la personalidad:

  • afectivas: pasividad, alteraciones de conducta, agorafobia, miedo a perderse, tendencia al aislamiento, etc.
  •  psicomotóricas: lentitud de los movimientos, lateralidad imperfecta, inestabilidad en las posturas, inhibición del movimiento espontáneo.
  • sociales: alteraciones comportamentales, dificultades en las interacciones comunicativas.

Podemos encontrar otras anomalías en el comportamiento:

  • alteraciones en el área motora: deficiente marcha y equilibrio, alteraciones del tono muscular, inexpresividad del rostro, deficiente coordinación dinámica general, blindismo, tics y balanceos de tipo autoestimulatorio, repetitivos y automáticos, etc.
  • propiamente comportamentales: rigidez corporal al mirar un objeto, tendencia a frotarse los ojos, omisión de tareas de cerca, corto espacio de tiempo en actitud de atención, inclinación lateral de la cabeza, choque con objetos, etc.

De todo esto se deriva la necesidad de establecer unas claras pautas educativas para conseguir que el diferente desarrollo de los sujetos deficientes visuales no les impida una adecuada aceptación individual y adaptación social. Entre otras podemos decir que será preciso mantener en orden todo el espacio, estimular multisensorialmente, explicar todo lo que hacemos porque ellos no lo ven, indicar la secuencia de acciones, enseñarles habilidades de autonomía personal y ofrecer otras vías de aprendizaje.

 

 


comments powered by Disqus