los sistemas sensoriales


LOS SISTEMAS SENSORIALES

 

Existen cinco sistemas sensoriales externos, muy conocidos y fácilmente observables. Se les llama externos, porque el órgano receptor está en contacto directo con el entorno (oreja, boca, piel, ojos y nariz). Estos sistemas sensoriales son un complemento importante para el desarrollo de los niños y son los siguientes: sistema auditivo, gustativo, olfativo, táctil y visual.

Sistemas internos o inconscientes
Pero los tres sistemas sensoriales básicos para el desarrollo infantil, sin los cuales el niño no logra una correcta madurez neurológica, son los llamados internos o inconscientes, porque se perciben de forma interna, y los receptores sensoriales no se encuentran en contacto directo con el exterior (articulaciones, músculos, oído interno, receptores profundos de la piel). Es por este motivo que es muy importante conocer bien estos tres sistemas sensoriales que son muy desconocidos, pero que participan directamente en la correcta formación y desarrollo de las habilidades de los niños. Estamos hablando del sentido del movimiento ( o vestibular), del sentido de la posición del cuerpo en el espacio (o propiocepción) y de la percepción emocional y sentimental en relación al tacto, (sistema táctil).
Los niños necesitan moverse, saltar, correr, columpiarse, recibir caricias... para poder adquirir habilidades motrices cada vez superiores, y también necesitan explorar su propio cuerpo, conocer sus límites corporales y sus formas, para poder adquirir una autoestima y una autoconfianza adecuadas y necesarias para seguir creciendo a nivel personal.
Vamos a detallar estos tres sistemas sensoriales:

SISTEMA VESTIBULAR: todos los estímulos relacionados con el movimiento, la fuerza de la gravedad y el equilibrio; procesados en el oído interno. El sistema vestibular permite coordinar los movimientos del cuerpo, de los ojos y de la cabeza. Si este sistema no funciona correctamente, o no recibe la estimulación necesaria, el niño puede presentar dificultades de equilibrio, retraso en el lenguaje, problemas de coordinación, torpeza. Este sistema sensorial es básico para el desarrollo del tono muscular, la coordinación de los dos hemicuerpos y el mantenimiento erecto de la cabeza en posición contra gravedad. Otras habilidades que se desarrollan mediante la estimulación vestibular son las siguientes.

 SISTEMA PROPIOCEPTIVO: El sistema propioceptivo nos facilita información acerca de la posición del cuerpo y de sus segmentos, con lo cual permite guiar los movimientos de nuestro cuerpo sin necesidad de observar cada una de las acciones que realizamos. Esto le permite al niño mantenerse sentado en una silla sin caerse, y posteriormente le facilitará el mantenimiento del equilibrio encima de una bicicleta.

 

SISTEMA TÁCTIL: ya no es a nivel la estimulación superficial relacionada con la temperatura, la presión, o el dolor... Aquí nos referimos a todas las informaciones táctiles relacionadas con los aspectos emocionales, relacionales... Que tienen un gran impacto en nuestros sentimientos y en nuestras relaciones sociales. Es por este motivo que una buena estimulación táctil permite desarrollar las habilidades sociales deseadas, un control emocional.

 


comments powered by Disqus