piel

TIPOS DE PIEL

GENERALIDADES: Existen varios tipos de piel. No todas las personas tienen la piel con las mismas características, ya que por diferentes motivos, desde la predisposición heredo-familiar, hasta el tipo de alimentación, los trastornos en las hormonas sexuales, la acción de las noxas del medio-ambiente, la acción de sustancias químicas irritantes y hasta la utilización inadecuada de productos de cosmetología, pueden condicionar el origen de distintos tipos de piel, que se describen a continuación:

PIEL NORMAL: Es un tipo de piel con aspecto saludable y vital, de color rosado, cuyos poros no son visibles a simple vista porque son pequeños y se hallan cerrados, con una superficie lisa, de consistencia blanda y elástica. Es el cutis menos  común entre la población adulta, pero muy semejante al de la niñez. Si bien no hay signos de sequedad ni sensación de tirantez en su superficie, existe una discreta cantidad de grasa, sin el brillo aceitoso de la piel grasa. Es un tipo de piel que no requiere cuidados especiales. Se recomienda realizar una limpieza diaria con un jabón suave y usar cosméticos indicados para piel normal que son más fáciles de encontrar en el mercado.

PIEL GRASA: Se caracteriza por presentarse con los poros dilatados y una superficie brillante por la abundante producción de sebo de las glándulas sebáceas. Su  aspecto es amarillento y pálido por el déficit circulatorio en la dermis. Tiene una consistencia espesa y en algunas áreas la superficie presenta bultos por acumulación de grasa y los llamados “puntos negros” producto de la oxidación de la secreción grasa con el medio ambiente. Es un tipo de piel que está más propensa a formar tardíamente surcos y arrugas profundas, debido a que su gran capa hidrolipídica la protege de la acción de noxas ambientales. En la piel de la cara hay una actividad excesiva de las glándulas sudoríparas, por lo que es habitual un aumento de la transpiración normal, que impide que el maquillaje se adhiera adecuadamente. Merece cuidados higiénicos especiales para lograr retirar y controlar el exceso de grasa. Se recomienda exfoliar la piel una vez por semana para retirar la capa grasa usando jabones de ácido salicílico, astringente, que tenga capacidad de proteger e hidratar la piel con ausencia de aceite (oil free). Cuando se realice el maquillaje sobre la cara, hay que seleccionar aquellos que posean base líquida.

PIEL SECA: Dentro de los diversos tipos de piel, en éste se observa a simple vista una descamación espontánea, sin  poros, porque permanecen cerrados. La piel es fina y se irrita con facilidad. Al tacto se presenta áspera y formando bultos especialmente en la parte posterior de brazos (queratosis pilaris). En la cara surgen puntos secos y pálidos denominados ptiriasis albicans. Surgen por refregar la piel seca con jabón. Es muy común que las personas con piel seca sufran prurito.  La superficie plantar es una de las zonas más frecuentemente afectadas, entre los dedos de los pies (dermatosis plantar juvenil). El mecanismo por el cual se origina la piel seca es la pérdida de la grasa natural de su superficie por diferentes motivos: exceso de baños, climas muy secos y el propio envejecimiento del organismo. Es  más proclive a la aparición de manchas, marcas de expresión facial y arrugas finas y precoces. Necesita cuidados especiales que logren una intensa hidratación. Los jabones usados para la limpieza cutánea deben ser suaves y de acción tonificante, sin alcohol en su fórmula. Se debe priorizar el uso de hidratantes y protectores de acción intensa que contengan principios activos como la urea o el lactato de amonio. Con respecto al maquillaje facial se recomienda las que en su composición contengan bases cremosas.

PIEL MIXTA:  Es un tipo de piel en la que coexisten áreas con grasa y otras con sequedad. En el rostro la superficie grasa predomina en la llamada “zona T”: cabeza, frente, nariz y mentón. En cambio la sequedad en se observa en las mejillas. Es el tipo de piel más común en los adultos. Con respecto a los cuidados que debe brindarse, hay que realizarlos como si la persona tuviera 2 caras: la zona T (grasa) debe tratarse en forma diferente que el resto de la cara (seca). Si bien existen productos específicos, se puede optar por el uso de una crema para piel normal y luego utilizar productos específicos para eliminar la cantidad de grasa demás y el consiguiente el brillo de la superficie cutánea. Existen productos para tipos de piel capaces de hidratar la piel normal respetando su equilibrio natural y de hidratar además las zonas más secas de la piel mixta regulando concomitantemente el exceso de producción de sebo.

RECOMENDACIONES PARA MANTENER LA HIGIENE DE LA PIEL: Todo tipo de piel debe ser higienizada dos veces por día: a la mañana y a la noche antes de dormir. Luego de higienizar y tonificar por la mañana, se debe colocar un filtro solar. A la noche, a partir de los 25 años, las mujeres deben usar un contorno para los ojos y un nutritivo o un producto anti-envejecimiento. Para retirar el maquillaje, se pueden utilizar productos en loción, crema o espuma, que dependen del tipo de piel que se trate. Además beber agua suficientes (como mínimo dos litros por día), ingerir frutas, legumbres y verduras, evitar baños con agua caliente y prolongados y tratar de utilizar productos para la protección solar de acuerdo al tipo de piel incluso en los meses invernales.


comments powered by Disqus