• >Piel
  • >Inicio
alergias en la piel

ALERGIAS EN LA PIEL

 

GENERALIDADES: Antes describir el tema, es importante definir a que se denomina “alergias en la piel”. El término alergia fue creado por  Von Pirquet para denominar el conjunto de fenómenos de hipersensibilidad e inmunidad que ocurren en organismo frente a la acción de una sustancia llamada “alergeno”.   La alergia en la piel es una reacción que afecta a más del 20% de la población en algún momento de su vida. Se puede manifestar en forma de eritema (placas rojizas) pápulas (granos), vesículas (sobre-elevaciones de la piel conteniendo suero en su interior), que cambian rápidamente de tamaño según el tipo de alergeno que actúe. Las lesiones pueden ser localizadas o generalizadas, según la extensión del área del cuerpo que sea afectada. También las alergias en la piel se las clasifica en a)agudas: aquellas que se inician bruscamente y que remiten rápidamente y b)crónicas: las que sus efectos se mantienen más allá de 30 días.

CARACTERÍSTICA DE LA ALERGIA EN LA PIEL: La  urticaria que produce, se debe al alergeno que puede estar incluido en alimentos, medicamentos, inhalantes, infecciones diversas, enfermedades sistémicas y hasta agentes físicos (frío, calor, luz) y factores emocionales. El diagnóstico de alergia es fácil, pero descubrir el agente etiológico que la causa muchas veces necesita de estudios complementarios al examen físico. En casos aislados se precisa de exámenes anatomopatológicos (biopsia de piel) para descartar otras patologías de aspecto semejante. La guía más común que debe cumplir el médico dermatólogo para la investigación del alergeno de las distintas dermatosis alérgicas son: a) el interrogatorio, que debe ser exhaustivo, indagando incluso antecedentes heredofamiliares, reacciones ante la exposición de determinados alérgenos, etc, b) el examen clínico, incluyendo análisis de laboratorio y c) las pruebas especiales. A continuación se describen las que son más frecuentemente utilizadas.

PRUEBAS DE CONTACTO – PARCHES O “PATCH-TEST”: Se caracterizan por poner en contacto la sustancia sospechosa de causar alergia con el tegumento. Se tratará de aplicarla sobre las zonas más sensibles y de lectura rápida, como la cara anterior del brazo o antebrazo o las regiones escapular o inter-escapular. Se utilizan líquidos, polvos, sólidos, pomadas y cremas entre otros. El parche colocado se deja habitualmente uno o dos días y una vez retirado, la lectura o interpretación se hace en ese momento (lectura precoz) y también puede efectuarse a la semana (lectura tardía). Cuando el resultado es un ERITEMA y EDEMA DISCRETO se interpreta como reacción dudosa. Si estos elementos son más acentuados  se interpreta como reacción positiva débil. Si se le suman POCAS VESICULAS se trata de una reacción positiva franca y cuando hay MULTIPLES VESICULAS es una positiva intensa. Este último caso se encuentra en las alergias de la piel donde hay una gran sensibilidad del paciente por el alergeno. Los parches de contacto son de utilidad en el eczema de contacto o dermatitis de contacto y de poco valor significativo en el eczema atópico o constitucional, en urticarias y prurigos en general.

CUTIRREACCIONES – ESCARIFICACONES O “SCRATCH-TEST”: Esta prueba se caracteriza por escarificar la epidermis con una lanceta, sin provocar sangrado. Luego se deposita el antígeno (posible alergeno) que debe ser hidrosoluble. Cuando el contacto del alergeno con las papilas déermicas origina una reacción rápida (entre 3 y 30 minutos) se considera un caso positivo de tipo urticariano. La diferencia de esta prueba con las anteriores su respuesta rápida. Se interpreta que es una reacción positiva débil cuando la roncha urticada correspondiente al antígeno en estudio es apenas mayor que la obtenida mediante la escarificación testigo. Se considera positiva franca cuando no es mayor de 1 centímetro y positiva intensa cuando la roncha urticada es mayor de 1 centímetro y emite prolongaciones como seudópodos. Este tipo de prueba es útil para el diagnóstico de eczema atópico, urticarias y prurigos.

INTRADERMORREACCIONES: Tienen 2 tipos de aplicaciones: la primera se caracteriza por una sensibilidad de tipo urticariano y es semejante a las cutirreacciones. La ventaja de este método es que  gracias a la aplicación de líquido alergénico con jeringa y aguja subdérmica se  logra dosificar la prueba y obtener con más exactitud la cantidad de antígeno incorporado al organismo. No obstante tiene el inconveniente de ser más peligrosa porque el antígeno es colocado en el interior del tejido cutáneo y puede ocasionar una reacción mayor indeseable. El segundo tipo de aplicación es la relacionada con la alergia bacteriana, como por ejemplo la Intradermorreacción de Mantoux para investigar la presencia del bacilo de Koch  (Tuberculosis).


comments powered by Disqus