• >Piel
  • >Inicio
bacterias de la piel

BACTERIAS DE LA PIEL

 

GENERALIDADES: La piel representa una barrera muy eficaz contra las infecciones bacterianas. Existen varios tipos de bacterias de la piel. Existen otros tipos de bacterias que viven habitualmente sobre la piel, pero normalmente son incapaces de producir una infección. Las infecciones bacterianas de la piel pueden afectar apenas un área, presentando un aspecto de una espina (espinilla) o pueden diseminarse en pocas horas, afectando un área mucho mayor. Las infecciones cutáneas pueden variar de gravedad, desde un acné sin consecuencia para la salud a un estado infeccioso sistémico, que puede llegar a ser letal (sepsis estafilococcica). Las bacterias de la piel más comunes son el Staphylococcus y el Streptococcus. Las que no son muy habituales son las que infectan a personas que se encuentran en hospitales  o asilos de ancianos, o también personas que trabajan en jardinería o en contacto con agua (represa, lago o ríos).

En muchas personas existe una predisposición a ser infectadas por bacterias de la piel, entre otras hay que señalar las que padecen diabetes, debido a los trastornos circulatorios en las extremidades y también aquellas que son portadores del HIV, pues su sistema inmunológico se encuentra deprimido y son vulnerables a las infecciones. Existen otros condicionantes que predisponen al contagio de bacterias de la piel, como las quemaduras por exposición excesiva al sol, arañazos u otro tipo de irritación cutánea. En los casos de excoriaciones o heridas superficiales, se debe lavar el área con agua y jabón. Los especialistas recomiendan que luego se deber aplicar un antiséptico  cicatrizante en forma de crema  o loción. En general la higiene de la piel, previene contra las infecciones cutáneas.

INFECCIONES CAUSADAS POR BACTERIAS DE LA PIEL

IMPETIGO: El Impétigo es una infección causada por el Staphylococcus o el Streptococcus caracterizado por la aparición de pequeñas ampollas, conteniendo pus (pústulas). Esta enfermedad ataca generalmente en la niñez y puede afectar a cualquier zona del cuerpo. Con frecuencia ocurren en el rostro y en los miembros superiores e inferiores. Dichas ampollas pueden ser del tamaño de una arveja y también de tamaño mayor. El Impétigo puede aparecer a continuación de una lesión (herida) de la piel o cualquier enfermedad que provoque una lesión cutánea (micosis, picadura de insecto, etc.). No necesariamente el Impétigo ataca a una zona con lesión previa, ya que puede afectar a la piel normal, situación que se observa en los niños, que son proclives a padecer esta patología en sus miembros aún con piel sana. Es importante el diagnóstico precoz, pues posibilita un tratamiento rápido que impide que la patología avance a planos más profundos de la piel, agravando su pronóstico. Estas bacterias de la piel son eliminadas con antibióticos del tipo de Penicilina o Cefalosporina, administrados por vía oral.

FOLICULITIS Y FORÚNCULOS: Del amplio espectro que forman las bacterias de la piel, el staphylococcus es el agente etiológico responsable de la foliculitis,  una inflamación de los folículos pilosos. Dentro del folículo se acumula una cantidad grande de pus, que provoca su dilatación, con aumento de la circulación sanguínea colateral, observándose la superficie cutánea irritada y de color rojizo. Esta infección daña la raíz capilar, por la que los pelos o cabellos pueden ser fácilmente arrancados. En algunos casos la foliculitis evoluciona a la cronicidad, especialmente en el sector donde crece la barba. Los forúnculos son lesiones más grandes y más elevadas, acompañadas de inflamación y dolor, causadas también por una infección en los folículos pilosos por la bacteria Staphylococcus. La zona en que se observa con más frecuencia es el cuello, la zona pectoral y la cara. Son particularmente más dolorosos cuando aparecen en la nariz, en las orejas y los dedos de la mano. La lesión muestra pus en el centro, rodeada de un halo inflamatorio de color rojizo, con aumento de la temperatura local. En su evolución, suelen abrirse, eliminando un exudado blanco-amarillento, discretamente sanguinolento. En algunos individuos se presentan forúnculos recurrentes, observándose verdaderos brotes epidémicos de forunculosis entre adolescentes que conviven en barrios con viviendas precarias, sin higiene adecuada.  La prevención de la Foliculitis y los Forúnculos es conservar piel limpia, higienizándola con jabón líquido que contenga algún agente bactericida. El calor húmedo favorece la acumulación de pus subcutánea, favoreciendo el drenaje espontáneo. En los casos de foliculitis vecino a la nariz es conveniente que se efectúe un tratamiento precoz con antibióticos orales, ya que se puede propagar rápidamente al Sistema Nervioso Central. 

ERISIPELA: Es otra de las infecciones provocada por bacterias de la piel y en este caso también es el Streptococcus el agente etiológico. La localización más frecuente son los miembros superiores e inferiores. Algunas veces comienza a partir de una herida o lesión cutánea infectada. Aparece como una erupción brillante, roja, inflamada, acompañada con temperatura local y dolor. Pueden aparecer pequeñas ampollas circundantes a la lesión. Pueden acompañarse también de adenopatías  dolorosas (ganglios inflamados y aumentados de tamaño) vecinos a la lesión. Cuando evolucionan a formas severas, aparecen síntomas generales como fiebre y escalofríos. Las formas leves y moderadas se tratan con Penicilina o Eritromicina, administradas por vía oral, durante 15 días. En los casos severos se usa el mismo tratamiento en forma inyectable.

 


comments powered by Disqus