• >Piel
  • >Inicio

BIOPSIA DE PIEL

 

GENERALIDADES: La biopsia de la piel puede ser realizada con metodología simple y constituye un avance importante para la investigación del foco de la enfermedad cutánea. Si se la realiza adecuadamente puede confirmar un diagnóstico clínico y puede aprovecharse de la remoción de lesiones cosméticamente desagradables, definiendo  además el tratamiento ideal para diversas patologías. Para que el médico patólogo reciba un muestra (lámina) en buenas condiciones de análisis es esencial que el médico dermatólogo sepa seleccionar las lesiones, a fin de enviar el material para el laboratorio. El material extraído en la biopsia de piel se procesa  en el laboratorio, donde es cortado y depositado sobre una lámina que se trata con un colorante de rutina (hematoxilina/eosina).

Otros tipos de exámenes específicos tienen que recibir un tratamiento previo con otro tipo de colorantes, por ejemplo, Grocott, Shihl-Neelsen, PAS, etcétera. Otros productos obtenidos por biopsia de piel deben ser tratados con colorantes que utilizan anticuerpos como la inmunofluorescencia y la inmunohistoquímica. Junto con el material el médico debe enviar informaciones clínicas, como identificación del paciente, historia clínica, sitio de la biopsia de piel y un diagnóstico diferencial, que ayuden al patólogo a orientar el resultado.

METODOS QUE SE UTILIZAN PARA LA BIOPSIA DE PIEL: Una vez concluido el examen dermatológico, hay tres métodos para obtener las muestras de piel: a) Una biopsia de piel por raspado, donde solamente la parte externa de la piel es removida, previa aplicación de un anestésico local. Se debe utilizar un escalpelo afilado si se necesita cortar un tumor saliente en la piel normal. b) Una biopsia de piel por punción se utiliza cuando se pretende remover un pequeño cilindro de la piel. Previamente se inyecta un anestésico local y luego, la piel que rodea el lugar seleccionado debe ser presionada con firmeza y con un instrumento cilíndrico, hueco que se introduce en la piel, girándolo sobre su eje a fin de obtener la muestra y finalmente se lo retira de la piel. En los casos que se extraiga un volumen de muestra cutánea, se debe suturar.  c) Una biopsia de piel por escisión quirúrgica, cuando se debe remover un área mayor de piel. Previamente se aplica un anestésico local y posteriormente puede extraerse desde una protuberancia, mancha o lesión ulcerosa, pudiéndose también llegar a la profundidad requerida. Luego la incisión debe ser suturada. En algunos casos, cuando la superficie de la biopsia es más extensa, se necesita un injerto cutáneo a efectos de cubrir el área.

PREPARACIÓN PARA UNA BIOPSIA DE PIEL: El paciente debe informar al médico tratante cualquier tipo de alergia a medicamentos. También si en los días previos se encuentra tomando alguna medicación temporal y si está bajo un tratamiento crónico con medicación de larga data. Además si tiene antecedentes de hemorragias a raíz de extracciones dentarias o cirugías menores. Finalmente el profesional debe solicitar al paciente su consentimiento por escrito.

SELECCIONES DE LESIONES CUTÁNEAS: El objetivo del médico dermatólogo debe ser que la biopsia de piel sea en una lesión “madura” y representativa de la patología a estudiar. Se debe evitar realizar biopsias en lesiones  inmaduras o que recibieron tratamiento previo, o que presentan escoriaciones o procesos regenerativos. Debe también evitarse áreas cutáneas que presenten costras, cicatrices o hipercromías residuales, ya que raramente el médico patólogo consigue aprovechar tales muestras sin que existan interferencias secundarias. Finalmente se debe identificar en los frascos que contienen el material extraído, con el lugar anatómico donde se realizó la biopsia de piel.


comments powered by Disqus