• >Piel
  • >Inicio
enfermedades de la piel

ENFERMEDADES DE LA PIEL

GENERALIDADES: Para comprender como se desarrollan las “enfermedades de la  piel”, primero tiene que analizarse la complejidad que existe  en la relación del cuerpo humano con el medio ambiente y el sorprendente equilibrio que debe existir entre ambos para conservar la salud. La piel humana saludable es producto del equilibrio en un verdadero ecosistema biológico, ya que desde la cabeza hasta los pies la superficie cutánea de una persona contiene innumerables bacterias y microorganismos que tienen que coexistir armónicamente con el organismo. En el cuerpo de una persona adulta y saludable se estima que la cantidad de gérmenes es superior al total de las células humanas.

Estos datos fueron aportados por recientes investigaciones del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH, sigla en inglés), a través del desarrollo del Proyecto Microbioma Humano (HMP, en inglés), con el objeto de generar recursos que permita un análisis profundo del papel que desempeña en la salud y la patología de la piel, el proceso genético microbiano. Los resultados preliminares revelaron que existen 205 géneros diferentes de bacterias y más de 112.000 secuencias de genes distintos. Las muestras fueron recogidas en 20 regiones diferentes donde hay personas con vulnerabilidad a enfermedades de la piel. Cuando el estudio final esté concluido es muy probable que se tenga un catálogo de bacterias de la piel, que sirva para mejorar los tratamientos de las enfermedades de la piel cuando se desencadena un desequilibrio del referido “ecosistema” en la superficie cutánea.

FACTORES CONDICIONANTES DE LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL

Todos los estímulos procedentes del interior y exterior del organismo deben permanecer dentro de los límites de su capacidad de adaptación para que no se produzcan perturbaciones funcionales  en el tejido cutáneo y hasta posibles lesiones orgánicas permanentes. Entre las diversas enfermedades de la piel, la inmensa mayoría fue originada por una dolencia interna del organismo, ya sea por alteración del metabolismo, un desequilibrio endócrino, efectos tóxicos provocados por un trastorno alimentario, focos sépticos dentarios, procesos infecciosos crónicos en senos nasales o amígdalas y hasta procesos crónicos del aparato genital. La nutrición alimentaria no adecuada o incompleta además de impedir la formación de anticuerpos necesarios para la defensa del organismo puede agregar un estado de hipersensibilidad de la piel, que la deja vulnerable a alérgenos medioambientales.

RELACION ENTRE EL TIPO DE ALIMENTACION EN LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL: Tanto en niños como en adultos existen estrechas relaciones entre la piel y la alimentación. Los numerosos efectos sobre la piel, como el calor, frío, tóxicos, bacterias, hongos, parásitos y hasta la exposición diaria a las noxas del medio ambiente no producirían daño si el organismo tuviese un buen normal funcionamiento de su sistema inmunológico, situación que está condicionada en forma directa a una buena alimentación. Las dietas deben ser simples, sencillas, integrales y pobres en cloruro de sodio (sal de cocina). Todo debilitamiento de la potencia vital orgánica implica para la piel una reducción de su capacidad defensiva. Los tejidos orgánicos debilitados más tarde o más temprano van a ser objeto de ataque y un campo nutritivo de numerosos gérmenes que no se pueden eliminar rápidamente, por más que se coloquen bactericidas o desinfectantes de la piel, ya que lo que va a lograr la curación es la recuperación del equilibrio biológico (ecosistema de la piel).

IMPORTANCIA DE LOS FACTORES HEREDITARIOS: Las enfermedades de la piel, sobre todos los eczemas, tienen una relación con los antecedentes heredofamiliares de los pacientes. El antiguo adagio “que los pecados de los padres recaen en los descendientes hasta la tercera o cuarta generación” es una verdad que se encuentra demostrada en ciertas las patologías de la piel que están condicionadas geneticamente. Las personas que la padecen presentan “debilidades constitucionales” que la hacen vulnerables más que otras.

RELACION CON LAS ENFERMEDADES INTERNAS DEL ORGANISMO: Hay casos de enfermedades de la piel que no están relacionadas a una nutrición insuficiente o a una predisposición hereditaria, sino a la presencia de determinadas enfermedades internas. Las patologías inherentes a ciertas  vísceras del aparato digestivo, como estómago, hígado, páncreas, intestino delgado e intestino grueso, especialmente cuando coexisten con un mal funcionamiento intestinal (constipación crónica) pueden “emerger” en la superficie cutánea con distintos tipos de manifestación. Muchos médicos dermatólogos tienen que explicar a sus pacientes que ciertas patologías de la piel no pueden terminar de curarse si no se recupera el buen funcionalismo perdido. También influyen en las patologías cutáneas el sistema nervioso central y el estado psico-emocional de los pacientes.

RELACION ENTRE EL METABOLISMO ORGÁNICO Y LA PATOLOGÍA DE LA PIEL: Existen varios tipos de mecanismos biológicos que relacionan la aparición de ciertas enfermedades en la piel con el metabolismo, el tipo de circulación sanguínea y linfática, la actividad intestinal y el funcionalismo hepático y hasta el nivel de vitaminas y minerales, junto el normal funcionamiento glandular.

IMPORTANCIA DEL BUEN FUNCIONAMIENTO EXCRETOR DE LA PIEL
Es fundamental la capacidad que tiene la piel para eliminación de detritus y desechos tóxicos del metabolismo, como también las toxinas bacterianas, sales, ácidos y otros elementos que fueron introducidos en exceso dentro del organismo y que obligadamente deben ser eliminados. El organismo utiliza esta función excretora de la piel cuando no puede eliminar por otras vías las materias residuales (riñones, intestinos y pulmones). Estas sustancias cuando son eliminadas por los poros de la piel determinan “olores” que emanan de ella, que constituyen la prueba fehaciente que el cuerpo trata de eliminar por esa vía sustancias nocivas para la salud. Se puede facilitar más esta función de la piel, cepillando a seco y aplicando fomentos calientes y/o duchas tibias. De esta manera se logra ayudar la expulsión de sustancias residuales del metabolismo orgánico.

LAS PATOLOGIAS DE PIEL MÁS FRECUENTES

Una serie patologías cutáneas están originadas por déficit nutritivos. La insuficiente concentración de vitamina A en el organismo, produce importantes alteraciones en la piel. La queratinización de las glándulas capilares, la presencia de parásitos, las inflamaciones purulentas, la caída de cabellos, la formación de pequeñas manchas, la incapacidad de transpiración de la piel que deja su superficie áspera y seca, son un conjunto de manifestaciones de carencia de vitamina A. Otra de las enfermedades de la piel, es la Pelagra, también consecuencia del déficit del complejo vitamínico B. También pueden existir manifestaciones cutáneas relacionadas a la falta de vitamina F. Ciertas intoxicaciones alimentarias luego de ingesta de mariscos o alimentos enlatados, además de los signos y síntomas en el aparato digestivo se manifiestan también en la superficie cutánea. No debe olvidarse que hay sustancias que debido al consumo excesivo de ciertos alimentos (carnes rojas, vísceras, caldo de carne, ciertos vegetales), pueden ejercer un efecto tóxico sobre la piel,  como es el aumento del ácido úrico. El exceso del ácido úrico en sangre (más de 7mg%) provoca Gota, que se manifiesta con inflamación en las articulaciones y eczemas en la piel.  


comments powered by Disqus