• >Patologia
  • >Inicio
hongos de la piel

 


HONGOS DE LA PIEL

GENERALIDADES: Los hongos de la piel se los llama dermatofitos, ya que viven solamente en la capa superior de las células muertas de la epidermis (estrato córneo) y no penetran más profundamente. Algunas de las micosis (infecciones producidas por hongos) no producen síntomas ni signos, sólo una irritación leve, descamación o hiperemia (aumento del color rosado de la piel). En cambio otras infecciones por hongos de la piel causan intensa sintomatología, como prurito, inflamación, placas con descamación y hasta decoloración de la superficie cutánea afectada. Generalmente los hongos tienen más afinidad con las zonas húmedas de la superficie corporal y en los pliegues de flexión de la piel (espacio interdigital en los pies y manos, zona inguino-escrotal, cara inferior de mamas, etc.).

Por ello, los individuos obesos presentan más predisposición de padecer hongos en la piel que los individuos cuyo peso es normal o los que son delgados, porque al tener abundante panículo adiposo, la piel presenta pliegues más profundos y con más humedad. El médico dermatólogo llega al  diagnóstico basado en el examen clínico complementándose en algunos casos con los exámenes de laboratorio y hasta la biopsia de piel.

ORIGEN Y EFECTOS DE LOS HONGOS DE LA PIEL: Las micosis superficiales se caracterizan por localizarse con preferencia en las capas superficiales de la epidermis (capa cornea y arte alta del cuerpo mucoso), produciendo leves alteraciones inflamatorias, pero altamente contagiosas y de evolución crónica. Su pronóstico generalmente es benigno. Los hongos de la piel pueden afectar las zonas más vulnerables de la superficie corporal, como se mencionó anteriormente, pero también a los pelos, las uñas, las mucosas o varios de ellos a la vez. Además de la lesión primaria pueden producir concomitantemente lesiones a distancia del foco primario (epidermofitides y levurides). Frecuentemente las lesiones que causan los hongos en la piel son pequeñas manchas que aparecen luego de regresar de practicar deportes en el club o de regreso de vacaciones en las playas. Mal llamadas micosis de verano, se pueden confundir con las manchas blanquecinas que aparecen en la piel luego de una exposición prolongada al sol que le otorgan una apariencia semejante a la de las micosis. Los tipos más comunes de micosis superficiales están originadas en grupos diferentes de hongos que están presentes en la propia piel de los seres humanos y mascotas (perros y gatos).

Esta existencia “natural” de hongos en la piel no debe presuponer que las personas sufrirán micosis (hongos saprófitos), pues para que eso ocurra deben existir factores necesarios como una disminución de la inmunidad del organismo y condiciones aptas para su desarrollo (humedad de la piel). Hay que recordar que algunos pueden llegar a comprometer los órganos internos del organismo. El ejemplo esta dado en la micosis conocida como tiña pedís, que aparece entre los dedos del pie, zona de abundante humedad, especialmente en las personas que usan zapatos cerrados por largos períodos. La dificultad de la absorción del sudor, deja los pies en una constante humedad y el calor que se encuentra dentro de los zapatos favorece la acción de los hongos. Otro ejemplo se encuentra en la tiña cruris, que afecta a diversas partes de la superficie cutánea, especialmente en las manos y en la zona facial. En estas áreas se manifiestan como manchas rojizas de tamaños variados, con bordes nítidos y con tendencia a la descamación. En el cuero cabelludo las micosis se conocen como tiña capitis, que aparece en forma de placas, con pérdida del cabello y abundante descamación. Es muy común en la infancia y en familias que tienen animales domésticos. Cuando los hongos de la piel atacan también a las uñas (onicomicosis) provocan en ellas un espesamiento, dejándolas opacas con tonalidades amarillentas, pudiendo inclusive despegarlas de su inserción.

Las micosis superficiales se originan por hongos que pertenecen a especies  parásitas en el hombre, “dermatofitos antropófilos”, o se las encuentra en el suelo al estado libre, dermatofitos gliófilos”, o lo que es más importante recordar, que se pueden alojar en forma saprófita (sin afectar al organismo que lo hospeda) sobre  la piel de animales domésticos, “dermatofitos zoófilos. Existe una clasificación para agrupar los hongos de la piel, de acuerdo a la localización del parásito, según se describe a continuación.

CLASIFICACION DE LAS MICOSIS SUPERFICIALES CUTANEAS

HONGOS QUE ATACAN SOLAMENTE LOS PELOS: Tricomicosis vulgar, Piedra

HONGOS QUE AFECTAN LA CAPA CORNEA: Eritrasma – Pitiriasis versicolor, Epidermoficie de la piel lampiña, Intergrigo por epidermofito (eczema marginado)

HONGOS QUE AFECTAN PIEL Y FANERAS: Dermatofitias de la piel lampiña – Tiñas (pelos), Onicomicosis  (uñas), Granulomas tricofíticos.

HONGOS QUE AFECTAN PIEL, UÑAS Y MUCOSAS:   Intertrigo blastomicético – Onixis y perionixis, Afecciones mucosas: muguet, glositis boquera, Vaginitis-vulvitis, balanitis. Granuloma moniliásico.

 

comments powered by Disqus