• >Piel
  • >Inicio
piercing en la piel

PIERCING EN LA PIEL

GENERALIDADES: La piel constituye uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, no sólo por ser el de más superficie sino también por las múltiples funciones que tiene a su cargo. Debe recibir los cuidados adecuados para conservar su anatomía y su fisiología. La cultura moderna a incorporado a la estética corporal elementos que “adornan” la figura, fabricados con metales y que se colocan sobre la superficie cutánea en distintas zonas del cuero, denominados  “piercing en la piel”. Este atavismo moderno es cultivado por adolescentes y jóvenes, aunque también por algunos adultos. Entre las diversas zonas del cuerpo donde pueden ser colocados, hay prioridad por las cejas, lóbulo de orejas, alas de nariz, ombligo y algunas cavidades como la bucal (lengua). Hay personas que a pesar de ser más riesgoso se hacen colocar los piercing en la zona genital (labios menores en mujeres  y  prepucio en los hombres.

Las autoridades sanitarias ven con preocupación esta nueva moda social, porque en general no existe un control sanitario en los lugares que se efectúa su colocación. Como son prácticas invasivas que no están a cargo de médicos, cada persona debe evaluar el lugar físico en que se practica la colocación (medio  ambiente limpio, esterilización del elemento metálico a colocar y la persona que lo vaya a colocar debe usar guantes de látex esterilizados previamente. Si no se cumplen estos requisitos hay riesgo  de contagio de enfermedades que se transmiten por vía sanguínea a través de la manipulación de elementos punzo-cortantes, como el Sida y la Hepatitis B.

CARACTERISTICAS DE LOS PIERCING DE LA PIEL: Hay varios tipos de materiales utilizados en la fabricación de los piercing. La diferencia está en la aceptación (no debe causar rechazo) de cada uno por parte del organismo. Los más recomendados son de acero quirúrgico y si es posible de oro, porque no irritan ni la epidermis ni la dermis, como tampoco producen reacciones alérgicas. Hay zonas anatómicas en las que deben extremarse los cuidados en su colocación, como sucede en el pabellón auricular, ya que puede ocasionar la deformación del cartílago subyacente que haga necesario una intervención quirúrgica reparadora. Hay que mencionar que existen piercing de la piel de bijuteria, que no son recomendables, porque generalmente son fabricados con material no adecuado,  que los hace más económicos. Los cuidados necesarios para la colocación de  piercing en la piel, dependerá de la zona donde serán colocados. En general es necesario ser riguroso en la higiene del área cutánea donde va a ser colocado y estas condiciones de higiene deben ser mantenidas luego de su colocación. Se recomienda la utilización de cremas cicatrizantes con acción bacteriana y hasta antibioticoterapia por vía oral para evitar la infección posterior. Otro de los cuidados a cumplir es lavar las manos con jabón antiséptico antes de tocar el piercing. Si este fue colocado en la cavidad bucal, deben efectuarse “buches” con un producto antiséptico bucal diluído en agua, después de cada comida. Se debe limpiar el piercing dos veces por día mientras dure la fase de cicatrización. Evitar frecuentar saunas o piscinas, baño de mar o ríos, evitando la exposición al sol. También hay que evitar el uso de ropas ajustadas y sintéticas que estén en contacto con el piercing,  ya que pueden dificultar la respiración normal de la piel. La colocación produce una irritación de color rojizo  en la piel que rodea al piercing, que es absolutamente normal y que se reduce espontáneamente.

EVOLUCION DEL PIERCING COLOCADO EN LA PIEL: El riesgo de contraer una infección aunque se cumplan las condiciones de higiene y los objetos estén esterilizados es muy grande. El metal del  piercing puede causar alergia en algunas personas predispuestas, provocar una lesión en vasos de la dermis (pequeñas venas o arterias) pudiendo causar necrosis de parte de la piel. De acuerdo al sitio de colocación los riesgos son distintos: en el pabellón auricular normalmente hay una vascularización pobre, y la cicatrización puede llevar a una deformación de la zona. Cuando es colocado en el septum nasal puede lesionarlo con el riesgo de una infección posterior, ya que es una zona normalmente séptica. A nivel del ombligo, un cuerpo extraño puede provocar la formación de quistes con exudado, que hace necesario el tratamiento quirúrgico reparador. En la lengua, el riesgo consiste en el desgaste que puede causar en la cara interna de las piezas dentarias. Si se respetan todos los requisitos higiénicos y operativos el piercing en la piel tiene que tener una buena evolución. Es decir sin sangrado ni secreciones posteriores a su colocación el piercing puede ser retirado y recolocado sin esfuerzo, lo que indica que la cicatrización ya terminó. En la zona umbilical la cicatrización puede llevar hasta 6 meses y en algunos casos llega a un año. Una complicación habitual es la aparición de un tejido esponjoso en la zona de la colocación conocido como granuloma, que debe ser extirpado quirúrgicamente. La colocación del piercing genital además de los labios puede ser en el clítoris. Los riesgos de infección son mayores que los que se colocaron en la superficie cutánea, ya que la zona genital está formada por mucosas y cohabita en ese sitio una flora microbiana muy grande. El propio coito, expone a las mujeres a lesiones en la zona de la colocación, con aumento del riesgo en la transmisión de enfermedades infectocontagiosas.

RECOMENDACIONES GENERALES LUEGO DE LA COLOCACION DEL PIERCING EN LA PIEL O MUCOSAS

1)Antes de tocar el piercing se deben lavar las manos con jabón neutro y secarlas con aire caliente o toalla descartable de papel.

2)Limpiar el área de la piel que rodea al piercing una vez por día. Antes se debe pasar solución fisiológica y después lavar con jabón neutro. Enjuagar con la solución mencionada y retirar todos los residuos del jabón.

3)Secar siempre la región con toalla de papel descartable. Evitar el uso de gasa o algodón.

4)El período de cicatrización varía de acuerdo con la persona y el tipo de piercing. Generalmente el promedio es de tres meses.

5)Evite movilizar el piercing  mientras no haya finalizado el período de cicatrización, para no dañar la piel.

6)No se debe apresurar en arrancar la crostas de la cicatrización. Deben desprenderse en forma natural. Tampoco se debe humedecer o mojar con la propia saliva la zona afectada.

7)Se debe usar ropa limpia y no muy ajustada sobre la zona de aplicación del piercing.

8)Se deben utilizar ropas de algodón y evitar las de tejido sintético, cuero  o plástico.

9)Se debe esperar la cicatrización definitiva luego de la aplicación del piercing en la piel para poder entrar en el mar, ríos o piscinas.

10)Si el piercing se hubiera colocado en la boca, se debe utilizar un cepillo dental nuevo para conservar la higiene de los dientes y el epitelio lingual. Se debe luego hacer buches con solución bucal antiséptica diluida. También hay que evitar ingerir bebidas alcohólicas y comidas picantes, porque pueden irritar las mucosas y dificultar la cicatrización. El humo aspirado o exhalado del cigarrillo también lo produce. Los días consecutivos a la colocación del piercing en la boca se recomienda succionar pedazos de hielo porque facilitan la hemostasia.


comments powered by Disqus