los golpes y atrapamiento

LOS GOLPES Y ATRAPAMIENTOS

A - GOLPES: Comportan otra de las causas más comunes de lesiones en la escuela. Quién no recibió un golpe jugando, o por descuido al deambular y correr, o en rencillas con un compañero, en su paso por la escuela? O qué docente en algún momento de trabajo, por distracción o ensimismado con la tarea, no se llevó por delante una puerta o una ventana ? Los golpes se producen generalmente con objetos fijos, como muebles, escaleras, puertas, ventanas, etc., o bien, con objetos móviles, caídas de macetas o vasijas, herramientas, estanterías, etc. Ambas formas de accidentes son frecuentes, pero generalmente poco graves. Mencionamos los golpes intencionales (no accidentales) producidos en rencillas, porque éstas se dan con relativa frecuencia en etapas de la niñez y adolescencia. Suelen por lo general ser de leves consecuencias, aunque la crónica escolar a veces nos relata lesiones graves como secuela de pedradas, codazos o puñetazos.

El origen habitual de los golpes es :

  • La ubicación de objetos en los espacios por los que se circula  o donde se trabaja (macetas colgadas sobre la calle, armarios demasiado bajos...).
  • Permanecer en el radio de giro de una puerta o ventana.
  • Utilizar herramientas inadecuadas, en mal estado o de forma inapropiada.

Cómo prevenir los golpes:

  • No dejar armarios o cajones abiertos.
  • Asegurar los cajones con topes en su interior   para que no se caigan encima del que los abra.
  • Procurar que todos los muebles y objetos del aula   tengan cantos redondeados, nunca aristas vivas.
  • Utilizar puertas de comunicación con cristales transparentes   o traslúcidos en las zonas donde haya tráfico abundante     de personas (entradas, pasillos, balcones...).
  • Si existen puertas de cristal de una sola pieza, utilizar algún sistema de señalización para que se advierta su presencia.
  • Iluminar adecuadamente las zonas de circulación (pasillos, escaleras, vestíbulos, entradas), así como las de trabajo (aulas, laboratorios, talleres, etc.).
  • Seleccionar las herramientas adecuadas para cada tipo    de trabajo. Evitar que los niños jueguen con ellas.  Guardarlas en cajas apropiadas.
  • Situar los objetos colgantes de forma estable   y a la altura necesaria.
  • No colgar objetos en balcones o barandillas,   que den a patios o zonas de paso de planta baja.
  • Educar convenientemente sobre normas de convivencia    para que el grupo escolar resuelva sus conflictos sin violencia.

B.-  ATRAPAMIENTOS: no son tan frecuentes como las causas anteriores. Quizá la lesión que pudimos observar con cierta repetición es el atrapamiento de mano o dedos al quedar aprisionados en una puerta que se cierra imprevistamente.
A veces la consecuencia grave puede ser la fractura o aún la amputación de dedos o de parte de éstos.
Otro siniestro que puede darse y de remarcada gravedad, aunque constatado excepcionalmente en una escuela (solía comprobarse si bien no frecuentemente en el ámbito doméstico), es el llamado “pie de ascensor”  padecido por niños de corta edad al quedar atrapado su piecito entre la pared y la cabina del ascensor en funcionamiento, luego de exponerlo a través de las ya hoy prohibidas definitivamente “puertas tijera”  del mismo. Las consecuencias de este terrible accidente son importantes lesiones de desgarramiento (scalp) de partes blandas (con arrancamiento de piel, tejido adiposo, músculos y tendones) y distintos tipos de fracturas del pie.
Otras lesiones de atrapamiento suelen verse en el personal auxiliar, de cocina o mantenimiento, que manipulan maquinarias.
Las causas más importantes de atrapamientos por objetos móviles son:

  • Desmontaje y reparación de aparatos con partes móviles  en funcionamiento.
  • Existencia de objetos con elementos cortantes o que puedan golpear, al descubierto (ventiladores sin rejilla, ascensores sin doble puerta, o con puerta tijera, etc.).
  • Niños situados detrás de las puertas de entrada.

Cómo prevenir los atrapamientos:

  • Al realizar el desmontaje o reparación de aparatos móviles (motores, cortadoras de césped, ventiladores, batidoras, exprimidores eléctricos, etc.) cortar la corriente previamente, desenchufando el aparato.
  • Vigilar y cubrir en lo posible mediante protección (rejillas...) aquellas partes móviles que puedan golpear o cortar. Alejar siempre del alcance de los niños.
  • Cuando existan niños cerca de las puertas, ventanas, balcones, vigilar que sus manos no se encuentren en las juntas o ejes de cierre.
  • Hacer razonar a los niños la prohibición de usar los ascensores cuando no vayan acompañados de personas responsables.
  • Situar a los niños en el fondo del ascensor cuando éste carezca de doble puerta (se menciona esta recomendación aún cuando se encuentre absolutamente viciada, ya  que sería impensable y totalmente negligente hacer viajar en un montacargas a un niño, en una escuela)


comments powered by Disqus