shock

SHOCK

Estado de shock y sus consecuencias:  Cualquier lesión o enfermedad grave puede producir estado de shock. Esto ocurre cuando el sistema circulatorio de una persona es incapaz de proporcionar sangre a todas las partes del cuerpo. Cuando los órganos no reciben sangre, dejan de funcionar normalmente, creando una serie de reacciones en cadena. Estas reacciones son un intento por parte del cuerpo de mantener un flujo adecuado a los órganos más importantes como el cerebro, el corazón y los pulmones. Sin oxígeno, estos dejan de funcionar adecuadamente.

Por falta de aporte de oxígeno al cerebro, la persona se vuelve intranquila, somnolienta y eventualmente queda inconsciente, a medida que el corazón  se afecta, comienza a latir con irregularidad, los latidos cada vez se hacen más lentos hasta llegar al paro cardiorrespiratorio.
El shock puede deberse a :

  


  1. Infarto agudo de miocardio
  2. Hemorragias
  3. Intoxicaciones
  4. Quemaduras graves
  5. Vomito o diarrea abundante
  6. Deshidratación
  7. Dolor intenso
  8. Infección severa
  9. Electrocución
  10. Reacción alérgica grave a medicamentos o picaduras de insectos
  11. Traumatismo craneoencefálico
  1. Hipotermia (temperaturas muy bajas)
  2. Hipoglucemia (especialmente en diabéticos insulino-dependientes)

Debemos aprender a reconocer las señales del estado de shock para así poder actuar en consecuencia.
Estas son:
Debilidad general
Piel fría y pálida, en ocasiones húmeda y pegajosa (en el shock infeccioso, la piel  se  encuentra caliente)
Mareo, ansiedad y desasosiego
Pulso rápido y débil
Sed intensa
Respiración rápida e irregular
Ojos fijos, hundidos, puede haber dilatación de pupilas.
 

Accionar del socorrista frente al shock
El propósito de la atención en estado de shock es:

Mejorar la circulación proporcionando un adecuado volumen sanguíneo y oxigenación a los órganos vitales como cerebro, pulmón, corazón y riñones.
Mantener la temperatura corporal.
Controlar los signos vitales cada 5 minutos
Identificar la causa
Controlar  cualquier hemorragia externa.
En caso de shock haga lo siguiente:
Tranquilice a la víctima.
Si NO sospecha la existencia de lesiones en cuello o columna cervical y NO tiene fractura de piernas o cadera acueste a la víctima con las piernas elevadas.
SI sospecha que hay traumatismo de cráneo con lesión en columna, piernas o cadera NO mueva innecesariamente a la víctima y manténgala acostada sobre la espalda.
Levante las piernas de modo que la cabeza quede más baja que el cuerpo (si hay fractura de piernas primero inmovilice)
Es importante ayudar a la víctima a descansar con comodidad, ya que el dolor acelera el shock .
Afloje la ropa y airee el lugar para facilitar la respiración.
Manténgala abrigada.
Controle la respiración y el pulso cada 5 minutos.


comments powered by Disqus