anemia

ANEMIA

La causa más frecuentes de la palidez es el síndrome anémico, que se produce por la disminución  del número de  glóbulos rojos de la sangre o un descenso de la concentración de su hemoglobina en sangre periférica. En los casos de anemia, la palidez de la piel es notable; es visible particularmente en las palmas de las manos, en los labios, en las uñas y en las mucosas de la boca, de la faringe y en la conjuntiva palpebral. Cuando la palidez se acompaña de sudoración profusa y taquicardia, se puede estar en presencia de una anemia por hemorragia interna aguda, y el inicio de un cuadro de shock (éste último, es un dato importante que debe conocer un ASC, ya que existen hemorragias internas,  como las digestivas o la que ocurre con el embarazo ectópico, en que inicialmente la sangre no se expulsa y solo se manifiestan los signos de PALIDEZ, SUDORACIÓN Y TAQUICARDIA).

Numerosas encuestas han puesto de manifiesto una elevada prevalencia de anemias nutricionales, especialmente la anemia por carencia de hierro.

Efectos nocivos de la anemia nutricional y de las deficiencias nutricionales, han demostrado que reducen el rendimiento de los niños en la escuela, y la capacidad de atención. En el adulto reduce el rendimiento del trabajo, máximo y submáximo. Además puede afectar la inmunidad.

TRATAMIENTO

 1) Anemia crónica:  La administración supletoria de hierro debe darse en las personas que tengan prevalencia más alta de anemia como las mujeres embarazadas y los niños de edad preescolar.

Es importante observar a determinados grupos de población definidos y accesibles como los niños de las escuelas y los  trabajadores dentro de los establecimientos industriales.

Proveer alimentos ricos en hierro o enriquecidos con hierro, en harinas y productos cereales, leches, suplementos terapéuticos con hierro, Vit.B12 y ácido fólico, en casos de mayor gravedad inyecciones de hierro.

2) Anemia aguda (por hemorragia aguda): Es oportuno aclarar, que para las pérdidas bruscas de grandes volúmenes de sangre,(hemorragias agudas), el único tratamiento indicado es la reposición de sangre fresca y suero, por vía parenteral (guía colocada en una vena, por goteo o perfusión).

También es importante destacar que se encuentra un grupo de patologías no anémicas, que tienen su origen en trastornos neurovegetativos (estados de pánico, temor, ansiedad, etc.) o también en estados de lipotimia  (descenso brusco de la tensión arterial) por razones psicosomáticas.- Estas patologías se diferencian de las anemias, pues su pronóstico siempre es más favorable y nunca comprometen la vida de los pacientes.

 


comments powered by Disqus