el dolor

EL DOLOR



El dolor es uno de los síntomas más significativos dentro de las patologías que padecen los seres humanos. Es netamente subjetivo y directamente relacionado al “umbral de dolor” que tenga cada individuo que lo padece. De acuerdo a su localización se dividen en los siguientes grupos :
dolores de cabeza: (cefaleas). Las personas sufren de éste síntoma por diferentes causas. Generalmente son episodios pasajeros y no intensos, pero algunos dolores  son el síntoma inicial de una enfermedad grave.

DOLORES DE CABEZA SIN GRAVEDAD:
Algunos dolores empiezan  y desaparecen espontáneamente luego de semanas o meses.
Jaquecas: llamados también migrañas, suelen durar uno o dos días. Pueden ser intensas y durar casi todo el día. Comúnmente se manifiesta en una de las mitades del cráneo (derecha o izquierda) y suelen acompañarse de vómitos y rechazo a la luz.
Cefaleas que acompañan a los estados febriles, de más de 39 C.

Dolores de cabeza que se deben a una enfermedad grave:
Algunos dolores se acompañan de vómitos intensos “en chorro”, pueden ser compatibles con meningitis.
Cefaleas intensas con rigidez del cuello (síntomas premonitorios de aumentos de presión intracraneana, o hemorragia cerebral).
Cefalea que acompaña a un trastorno del comportamiento (comienzo de ciertos tumores malignos de cerebro)
Dolor de cabeza y dolor de la parte posterior del cuello (crisis de hipertensión arterial)
Cefalea intensa, con trastornos de la visión (glaucoma, hipertensión ocular).
DOLORES ABDOMINALES Los dolores abdominales pueden originarse en diversas causas: 1.- relacionados con la pared abdominal, por ejemplo, hernias, mialgias, fisura de costilla.

2.-  originados en las vísceras enfermas que se alojan dentro del abdomen, por ejemplo: úlcera gástrica, litiasis vesicular, colon irritable, pancreatitis, etc.

CLASIFICACIÓN DE ACUERDO A SUS CARACTERÍSTICAS

El calambre es una sensación dolorosa de origen muscular, causada por una disfunción del tracto digestivo (espasmos, contracciones vigorosas). Es el tipo de dolor que acusan con mayor frecuencia los ulcerosos. El “hambre dolorosa” es una variedad del calambre, relativamente frecuente en  la úlcera gástrica.
El ardor expresa una irritación de la mucosa digestiva, en particular de la mucosa gástrica.
Las molestias gástricas (pesadez, distensión, tironeamiento) son sensaciones dolorosas muy vagas, observadas en procesos inflamatorios de estómago y duodeno.
El cólico es una sensación dolorosa que se manifiesta por ondas crecientes y decrecientes, a veces fija, a veces móvil y que se desplaza de un lado a otro. Es causado por un espasmo o por una distensión de una porción del tubo digestivo.
El dolor en “puñalada”, desgarrador, expresa por lo general, una perforación de estómago por una úlcera.
El dolor terebrante, continuo, rebelde a los analgésicos, indica la extensión y profundidad de una úlcera o un cáncer gástrico.
Los pujos, son dolores del colon terminal (cólicos muy dolorosos que preceden o acompañan a las deposiciones diarreicas), a menudo se asocian al tenesmo (falso deseo doloroso).
Dolores premenstruales pueden acompañar al ciclo menstrual con una periodicidad mensual, y pueden durar de 1 a 3 días .
El dolor abdominal muchas veces se asocia a otros síntomas y signos, componiendo parte de un cuadro clínico más complejo: por lo tanto hay que interrogar al paciente con respecto a la intensidad de los episodios dolorosos, del tiempo que lleva desde que comenzaron (los que comenzaron recientemente y son intensos, suelen ser impredecibles). Es importante verificar, cuáles son los signos que lo acompañan: fiebre (infección intestinal) prurito anal (parasitosis) vómitos (gastroduodenitis) vómitos biliosos (colecistitis), vómitos de sangre (gastritis hemorrágica, úlcera) diarrea (enterololitis, colon irritable), regurgitación, eructos (dispepsias), dolor agudo y fiebre (apendicitis).
Lo mismo que se mencionaba para el tratamiento del vómito, se aplica en el síntoma dolor abdominal. Muchas veces es un síntoma marcador de una patología importante y si se trata de anularlo por medio de medicamentos, se puede enmascarar un cuadro clínico grave. Por tal motivo, la prescripción de la medicación (antiespasmódicos o espasmolíticos) tiene que estar a cargo del profesional médico.

DOLORES TORÁCICOS: De acuerdo a su origen se dividen en:
Dolores de la caja torácica:
Herpes Zoster
Afecciones de la columna vertebral (traumatrismos, artrosis)
Afecciones costales (fracturas de costilla)
Dolores de origen articular y muscular (periartritis, mialgias)
Dolores en la glándula mamaria )

Dolores torácicos de origen pleural:
Pleuritis, Pleuresía (derrama pleural). Pueden ser afecciones inflamatorias, infecciosas o tumorales. Generalmente se lo describe como “puntada de costado” y es de tipo agudo y superficial, que se intensifica con la respiración profunda.
Neumotórax. Perforación espontánea de la pleura visceral, con entrada de aire.

Dolores torácicos de origen bronquial:
Los pueden producir los episodios de Bronquitis aguda, Traqueítis aguda, etc.

Dolores torácicos de origen cardiovascular:
Insuficiencia coronaria: se caracteriza por dolor detrás del esternón, con irradiación al brazo izquierdo y cuello, que aumenta en los esfuerzos físicos.
Infarto agudo de miocardio: Tiene la misma localización pero difiere en que es MÁS INTENSO Y DE DURACIÓN PROLONGADA, con pronóstico severo.
Pericarditis: Inflamación aguda del pericardio (tejido que cubre al corazón). Se acentúa dicho dolor con los movimientos respiratorios y la tos.
Embolia pulmonar: Pequeñas embolias pulmonares producen infartos de las partes periféricas de los pulmones y con frecuencia se acompañan de  reacción pleural .
Con respecto a este tipo de dolor, localizado en un sector que alberga a dos órganos nobles (corazón y pulmones). Ante la posibilidad de tratarse de primera manifestación de una enfermedad grave, hay que ser muy cuidadoso en la interpretación del mismo, y darle de antemano jerarquía.

 


comments powered by Disqus