la reeducacion muscular


 

 

LA REEDUCACION MUSCULAR

Este término, se emplea para designar la fase del ejercicio correctivo dedicada a desarrollar o recuperar el dominio voluntario de la musculatura esquelética. La pérdida del dominio muscular efectivo puede producirse por distintas causas y se manifestará de diversas maneras, siendo sus objetivos básicos los siguientes: Desarrollar una conciencia motora y una respuesta voluntaria. Desarrollar la fuerza muscular en tipos de movimientos necesarios, efectivos, seguros y aceptables. Elevar el umbral de la fatiga muscular .
La interdependencia de estos objetivos es tal, que difícilmente se pueda lograr el uno sin los otros, así como primeramente se deberá desarrollar la conciencia motora y la respuesta voluntaria, antes de establecer cualquier programa encaminado a ejercitar la fuerza y la resistencia a la fatiga.


El concepto de tipo de movimientos seguros, se refiere específicamente a disminuir la posibilidad de cualquier deformidad musculoesquelética en algún segmento del cuerpo, como resultado de la persistencia de un esfuerzo anormal o fuera de lo razonable, llevado a cabo por las ejercitaciones propuestas.
El sentido, sin dudarlo, quiere significar que a veces las intenciones de corrección, chocan con limitaciones en las propuestas, que de transgredirse podrán ocasionar efectos indeseados y contraproducentes en otros segmentos corporales. De allí, la tan importante selección de alumnos para actividad física correctiva, donde la limitante, sea el porcentual de la disfuncionalidad, para gravitar en la programación adecuada de las ejercitaciones.

TÉCNICAS DE REEDUCACIÓN MUSCULAR
Sus objetivos primordiales son:
Activación
Fortalecimiento
Coordinación
resistencia a la fatiga

Activación: el programa de reeducación muscular debe comenzar por la aplicación de ciertas técnicas destinadas a la activación de las unidades motoras inferiores. Comprende:
Procedimientos de enfoque: donde se concientice al paciente sobre los objetivos, alcances y desarrollo del programa de ejercitaciones.
Estimulación propioceptiva: por medio de la excitación de los receptores propioceptivos en el sistema musculo-esquelético .

Fortalecimiento (fuerza):  se obtiene indudablemente a través del trabajo muscular, siempre y cuando, lógicamente, haya indemnidad de la vía refleja neurológica.
Es necesario remarcar que si bien el trabajo muscular es esencial para la recuperación de la fuerza, el exceso del mismo, puede causar o agravar la pérdida de aquella.
Fatiga muscular y sobrecarga de trabajo  no son sinónimos y no deben confundirse.  La fatiga es una reacción fisiológica que protege al individuo normal, de la sobrecarga de trabajo.

Coordinación:  se define como la habilidad para usar los músculos correctos en el momento adecuado y con la intensidad apropiada, para lograr del modo más eficiente el movimiento deseado. La coordinación se logra a través de un entrenamiento de los reflejos condicionados.

Resistencia a la fatiga: se define como la habilidad para efectuar movimientos repetidos, propios de una actividad prolongada.
Si los ejercicios para desarrollar fuerza requieren gran esfuerzo y pocas repeticiones, el ejercicio para aumentar la resistencia demandará menos esfuerzo pero muchas repeticiones. El fortalecimiento y la coordinación, sin el aditamento de la resistencia, no resultan prácticos, siendo insuficientes a los propósitos encaminados .

 


comments powered by Disqus