MEDICION DE LA MOVILIDAD

Como ya hemos dicho, la movilidad articular indica la amplitud de movimientos de una determinada articulación.  Si en la posición extrema los lados del ángulo para medir se mantienen inmóviles (durante dos segundos), se habla de movilidad articular estática.  Si la posición extrema se alcanza rebotando o balanceando se trata de movilidad articular dinámica.  También puede hablarse de movilidad con y sin sobrecarga, tanto estática como dinámica.
Para medir la movilidad articular se emplean fundamentalmente, los aparatos llamados  goniómetros,  representados  desde un simple transportador de patas y el goniómetro líquido, hasta el electrónico con potenciómetro.  También puede medirse ángulos mediante radiografías o cinematografía.


MOVILIDAD DE LA ARTICULACIÓN ESCÁPULO-HUMERAL:
El test marca un primer objetivo operativo referido a la movilidad escápulo-humeral, dado que el acortamiento de los pectorales mayor y menor, limita considerablemente la excursión articular.
Descripción del test:  El alumno acostado en posición decúbito dorsal, con las piernas flexionadas y la columna lumbar apoyada sobre el piso, eleva sus brazos por encima de la cabeza, con una separación no mayor que el ancho de los hombros. Deberá poder apoyarlos completamente sobre el suelo, manifestando de esa manera un ángulo de 180 grados entre brazos y tronco.

Observemos a continuación, una prueba más exigente para esa misma articulación:
Descripción:  El alumno examinado toma con ambas manos, con poca distancia entre ellas, una cuerda de saltar, la que llevará extendida, con los brazos rectos, desde adelante por arriba hacia atrás y volverá de la misma manera a la posición inicial.

Se mide la distancia necesaria (cm) entre las manos para la ejecución correcta del ejercicio.  Como dicha distancia depende, además, de la movilidad articular, del ancho de los hombros y el largo de los brazos, estos dos parámetros son imprescindibles para el registro de evaluaciones exactas.  El ancho de los hombros se mide de un acromion al otro; el largo de los brazos del acromion hasta el extremo distal del metacarpo del dedo del medio. 
Con estos tres parámetros (distancia, ancho de los hombros, largo de los brazos) se calcula el ángulo entre la vertical y un brazo llevado hacia atrás.
Conviene que el examinador demuestre el ejercicio mientras lo explica.  Se debe facilitar a los examinados varios ensayos previos; además, es necesario un intenso precalentamiento de toda la cintura escapular.
Elementos que se utilizan:  Cuerdas de saltar con escala en centímetros (marcadas con tinta o cinta adhesiva).
Causa de errores: Cuando equivocadamente se flexionan los codos, o no se ejecuta la circunducción con los dos brazos a la vez.

MOVILIDAD DE LA COLUMNA VERTEBRAL EN EXTENSIÓN:
Prueba:  El examinado está sentado con las piernas juntas y extendidas sobre un cajón; (la espalda erguida y la pared angosta del cajón en un mismo plano).  Desde esa posición y con las manos en la nuca, el examinado flexiona el tronco al máximo hacia atrás; los ayudantes sujetan sus muslos y piernas sobre el cajón (haciendo presión sobre las rodillas).
Se mide el ángulo entre la pared del cajón y la línea que une el occipucio con el borde del cajón.  Es necesario entrar en calor y hacer algunos ensayos previos.

 


comments powered by Disqus